Mejora el tráfico a última hora de la operación retorno, aunque aún hay problemas en Burgos, Cuenca y Cataluña

El tráfico ha mejorado a última hora de la segunda fase de la Operación Especial de Semana Santa con la desaparición de las retenciones más importantes en las carreteras españolas, aunque diversos puntos de la geografía siguen registrando dificultades, como Burgos, Cuenca y Cataluña.

En concreto, ha mejorado notablemente la situación en Despeñaperros (Jaén), uno de los lugares en los que se han registrado las mayores retenciones a lo largo de la operación retorno.

Sin embargo, según la Dirección General de Tráfico (DGT), los problemas se han trasladado a Toledo, donde hay algunas retenciones a la altura de Tembleque y en la zona de Ocaña.

De la misma forma, el tráfico sigue siendo lento y con paradas intermitentes (alerta amarilla) en regiones como Burgos, donde se aún hay seis kilómetros de retención a la altura de Lerma.

Asimismo, la situación sigue siendo un poco complicada en Cuenca, donde sigue habiendo problemas en la A-3 cerca de Villarés del Saz, y en Valladolid a la altura de Medina del Campo y Mota del Marqués

Además, en Cataluña, hay retenciones en la AP-7 a la altura de Villafranca del Penedés, Castellbisbal y Martorell, mientras que en Madrid sigue habiendo alguna dificultad en la carretera de los pantanos de Madrid (M-501).

Las previsiones de Tráfico contemplaban un total de 14,4 millones de desplazamientos durante la operación especial de Semana Santa, que se cerrará a las 24.00 horas del lunes 25 de abril.

Para controlar este volumen de movimientos, la DGT desplegará 10.00 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, 600 funcionarios y personal técnico especializado que atienden los Centros de Gestión de Tráfico y más de 13.000 empleados de las empresas de conservación, de vías en régimen de concesión dependientes de Ministerio de Fomento y del resto de los titulares de carreteras y personal de los servicios de emergencia tanto sanitarios como bomberos.