McLaren pide la revancha

El equipo McLaren acaba de realizar su presentación oficial en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste, Valencia. Los campeones de 1999 piden la revancha a Ferrari, la escudería que logró desbancarles después de años de dominio.

McLaren pide la revancha
McLaren pide la revancha

El Mp4-16, que así se llama el coche de este año, fue descubierto por el trío de pilotos de McLaren: Mika Hakkinen, David Coulthard y Alexander Wurz, que será el probador.
Los ingenieros de McLaren han modificado mucho el diseño del coche, que ha debido acogerse a las nuevas normas de la FIA. Es decir, el alerón delantero es más grande y el trasero debe estar compuesto de un único elemento y va montado más cerca del suelo. Todos estos cambios afectan notablemente a la aerodinámica del vehículo.
El motor, un Mercedes Benz FO 110K V10 de 3.000 centímetros cúbicos, ha sido notablemente mejorado respecto al del año anterior, que ya pasaba por ser el más potente de la especialidad, con más de 830 CV.
Con estas armas, Hakkinen y Coulthard piden la revancha a Ferrari, la escudería que dominó el campeonato el año pasado. "Están muy motivados", asegura Ron Dennis, director del equipo.
Este será el quinto sexto año consecutivo para esta pareja. Coulthard, el único que ha probado el MP4-16, se ha mostrado impresionado con las evoluciones del coche, aunque reconoce que los cambios aerodinámicos lo han vuelto más difícil de conducir. Ahora exige mayor esfuerzo físico y sus características varían mucho en función de la climatología.
Dennis no quiere que sus hombres se obsesionen con Ferrari y señala a Williams como un poderoso enemigo a tener en cuenta. Sabe que esta escudería ha trabajado muy bien este invierno y cuenta con grandes pilotos.

Ecclestone, enfrentado con la FIA
El polémico dueño de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, sigue su particular batalla con la Federación Internacional de Automovilismo. Ésta le ha reclamado el pago de 60 millones de dólares, unos 10.500 millones de pesetas, en concepto de derechos comerciales y de retransmisión sobre la especialidad. Ecclestone tiene estos derechos hasta el 2010, pero ha llegado a un acuerdo para extender su control durante otro siglo a cambio de una formidable cantidad de dinero que ronda los 63.000 millones de pesetas, una parte de la cual son esos 10.500 millones que debe pagar ahora.
Max Mosley, presidente de la FIA, ha conminado a Ecclestone a ingresar esta cantidad en las cuentas de la federación antes del 22 de marzo.
Por su parte, el empresario inglés ha contestado acusando a Mosley de ser un extorsionador. Asegura que le amenazan con la retirada de los derechos e insiste en que ya ha satisfecho unos 9.000 millones de pesetas. El siguiente pago se ha demorado "por problemas de impuestos" y, según Ecclestone, la FIA no ha indicado dónde prefiere cobrarlo, si en Francia o en Inglaterra. "Quizá tenga problemas de impuestos con las Autoridades de Francia. Quieren que el dinero se pague inmediatamente, pero no tienen derecho a extorsionarme", sentencia el multimillonario.