Mazda6

Mazda vuelve a por sus fueros en la categoría de las berlinas medio-grandes y lo hace con un producto capaz de ofrecer tanta satisfacción de conducción como los de las marcas consagradas.

mazda6_1g.jpg
mazda6_1g.jpg

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.

Los motores 1.8 y 2.0 son similares por estructura y cotas a los del Ford Mondeo, pero, si en teoría ofrecen algún caballo menos, en la práctica no se muestran inferiores. Están bien acoplados a un cambio de relaciones justas y manejo agradable. Tan sólo la inserción de la quinta resulta dura (también en el 2.3) El nivel sonoro tiene matices deportivos, aunque el motor 1.8 suena demasiado en los alrededores de 4.000 rpm; es una resonancia que a mayor régimen de giro desaparece. Aparte de este detalle, la versión 1.8 es absolutamente recomendable por su buena respuesta más allá de 4.000 rpm.

En los otros dos motores, el rendimiento en general y el par en particular aumentan proporcionalmente con la cilindrada, lo mismo que su capacidad para coger vueltas, pues ambos llegan a superar holgadamente las 7.000 rpm. En definitiva, los tres son muy satisfactorios.