Mazda5... para 7

El sustituto del Premacy ya está aquí. Especialmente pensado para la comunicación familiar, el Mazda5 ofrece hasta 7 asientos, soluciones inéditas en el segmento y múltiples posibilidades de configuración. Sin olvidarnos, por supuesto, del toque "Zoom-Zoom".

Mazda5
Mazda5

La marca nipona ha tomado el motor 2.0 Diesel que equipa al Mazda6 y lo ha mejorado, realizando un desarrollo especial para el mercado europeo y ofreciendo así un nuevo propulsor para su nuevo monovolumen. En realidad, habrá dos versiones de esta mecánica: una con 110 CV y otra con 143 CV, ambas asociadas a un turbo de geometría variable y a una transmisión manual de 6 marchas. Esta caja de cambios también aparece por primera vez y la automovilística promete unas relaciones bien escalonadas, en las que la sexta velocidad no servirá únicamente para rebajar los consumos. Éstos rondarán los 6,3 litros/100 km, asegura el fabricante.Aunque los propulsores Diesel serán los más demandados, Mazda también ofrecerá dos motorizaciones de gasolina. La primera de ellas, con una capacidad de 1.800 cm3 y 115 CV, anuncia un consumo de 7,9 litros/100 km. La segunda, una mecánica 2.0 con 145 CV, promete prestaciones y un manejo vivo del vehículo, al pesar menos que la equivalente de gasóleo. Estos motores sólo podrán combinarse con una transmisión de cinco marchas. Teniendo en cuenta el buen hacer de la marca en el desarrollo de sus bastidores, es de esperar un comportamiento estable y aplomado para este monovolumen de 4,5 metros de longitud. De momento, Mazda ha revelado que el chasis de este modelo proporciona rigidez y confort a partes iguales, gracias al esquema de las suspensiones. Éste es el mismo que posee el Mazda3, aunque ha sido modificado para adaptarse al mayor peso y al centro de gravedad más alto del Mazda5. En el eje delantero, aparece la configuración McPherson, mientras que el trasero adopta un diseño multibrazo, en el que los amortiguadores y los muelles se han separado. Estos últimos se han colocado bajo el “suelo" del coche, con lo que se obtiene más espacio para los pasajeros de la tercera fila. El fácil manejo de este monovolumen se garantiza con la dirección de asistencia electrohidráulica EPHAS de la marca y un equipo de frenos dotado de ABS y EBD. Los controles de tracción y estabilidad son opcionales. Aunque siempre es deseable contar con estos dispositivos, lo cierto es que el equipamiento de seguridad que el modelo ofrece de serie es bastante completo: cinturones de tres puntos y reposacabezas en todas las plazas, airbags frontales, laterales y de cortina (estos últimos, para las tres filas de asientos) y los mencionados sistemas asociados a los frenos. En Mazda no lo ocultan: quieren que este monovolumen consiga la máxima puntuación en los tests de EuroNCAP.

Tuvimos la ocasión de realizar una breve toma de contacto del modelo, equipado con los motores Diesel y gasolina más potentes. El circuito francés de Laquais fue el escenario para dar nuestros primeros pasos con el Mazda5 y la impresión fue muy positiva: ambas mecánicas son voluntariosas y responden a las necesidades de aquellos que demandan una conducción dinámica. El propulsor de gasolina, más ligero, hace que brille especialmente el trabajo de los frenos, que tienen que detener un vehículo con un peso menor que la versión de gasóleo. Además, proporciona sensaciones más deportivas, pues sube de vueltas con rapidez.
Por su parte, el trabajo del chasis merece una nota muy alta: aunque fue sometido a bruscos cambios de trayectoria y se le exigió lo mejor de sí en curvas cerradas, este monovolumen dio muestras de nobleza en todo momento, sin que la zaga osara insinuarse. Las suspensiones dejaron clara su orientación hacia la comodidad de los pasajeros y pudimos comprobar las bondades de un control de estabilidad poco intrusivo. - El Mazda5 es muy respetuoso con el medio ambiente: el 90 por ciento de sus materiales puede reciclarse y apenas emplea plomo, mercurio o cadmio en su producción. Además, los filtros de partículas de sus motores Diesel cumplen con la normativa Euro IV.

- El exterior de nuestro Mazda5 determinará el acabado del habitáculo. Si elegimos un “look" más clásico, el interior tendrá colores beige e inserciones en imitación aluminio, que enfatizarán el confort y el relax. Si, por el contrario, nuestra opción ha sido una imagen deportiva, contaremos con colores oscuros y acentos metálicos en el salpicadero.

- Mazda asegura que el tacto de los frenos se ha mejorado respecto al del Premacy, con el fin de que el conductor obtenga una respuesta inmediata a sus acciones sobre el pedal.

- Habrá que esperar hasta finales de mayo para conocer los precios del Mazda5 y hasta el otoño para verlo en los concesionarios.