Mazda reduce su plantilla

Cuando se cierre el presente ejercicio fiscal, el próximo 31 de marzo, Mazda habrá completado el despido de 2.200 trabajadores y habrá echado el cerrojo a varias de sus fábricas. La crisis no ha respetado tampoco a la empresa nipona, propiedad de Ford.

Mazda reduce su plantilla
Mazda reduce su plantilla

La empresa se encuentra sometida a un sacrificio a corto plazo que, según su presidente, Mark Fields, servirá para lograr un beneficio a largo plazo. Fields espera que la etapa de sacrificio llegue ya a su fin y la compañía abandone las pérdidas y los malos resultados.

En su esfuerzo por recortar los costes en todo lo posible, Mazda ha completado un drástico plan de choque que dejará en la calle a 2.200 empleado en todo el mundo. Varias fábricas y plantas subsidiarias también han dejado de trabajar.

Una vez tomado este impulso, la compañía espera mitigar la caída des sus ventas en algunos mercados. Sobre todo en el japonés, donde controla el 4,7 por ciento, 0,4 por ciento menos que antes de su particular crisis. Para remontar el vuelo, la firma lanzará modelos nuevos en Japón, algo que no hace desde mediados del año 2000.

El retraso en el lanzamiento de nuevos coches fue parte de la estrategia de recorte de gastos. Así, modelos como el Atenza, los nuevos MPV, Premacy y Demio esperan su turno para ponerse a la venta.

En marzo de 2003 se unirá a la gama el deportivo RX8, que irá acompañado por un producto totalmente nuevo.

Con esta renovación del catálogo, Mazda confía en aumentar sus ventas y lograr una facturación de 17.860 millones de euros.