Mazda quiere mantener su diseño al margen del de Ford

"El diseño es lo más importante para mantener la diferencia", dice Fumiaki Inami, director de la estrategia de producto de Mazda. La marca japonesa, propiedad de Ford, quiere mantener su independencia a la hora de diseñar los coches, una tarea que Ford quiere concentrar en un taller común en Londres.

Mazda quiere mantener su diseño al margen del de Ford
Mazda quiere mantener su diseño al margen del de Ford

En Mazda dicen que una cosa es que los coches compartan piezas mecánicas y equipamientos y otra muy distinta que apenas se distingan unos de otros.
Esta pequeña rebelión en el seno del grupo Ford surge como reacción a la idea de la marca del óvalo de agrupar el diseño de todas sus marcas en un estudio común en Londres. De ese taller partirían las líneas maestras del diseño para Mazda, Land Rover, Volvo, Jaguar, Ford...

Los japoneses se han mostrado totalmente opuestos a esta concentración creativa y piden que la imagen de sus modelos siga bajo su control.
Mazda, que tiene diseñadores en Hiroshima, Yokohama, Frankfurt y Los Ángeles, considera que no necesita la ayuda del centro londinense, al menos por ahora.

La colaboración con Ford en el desarrollo del Tribute, un coche calcado del Ford Escape, ha dejado muy descontentos a los responsables japoneses. Creen que el público tiene problemas para diferenciarlos y también piensan que la excesiva identificación entre los coches provocó que el Tribute se vendiese menos de lo esperado.

Tras esta experiencia, lucharon para que el Demio tuviese personalidad propia y no se pareciese tanto al Fiesta como pretendían en Ford.
Mazda entiende que sus coches tienen cierto halo de exclusividad, no como los Ford, que buscan al público masivo. Esta idea de coches de masas no gusta al cliente habitual de la empresa nipona. Aseguran que esa imagen de distinción se basa fundamentalmente en el dibujo del coche.