Mazda elige Almussafes para producir sus modelos pequeños

La planta de Almussafes tiene trabajo asegurado para los 1.500 empleos que parecían correr peligro tras la decisión de abandonar la producción de dos propulsores.

Tras varios meses de incertidumbre por fin la marca automovilística nipona Mazda ha anunciado su intención de fabricar en la planta valenciana en Almussafes los coches más pequeños de su gama. La factoría de ensamblaje de Ford producirá, a partir del último trimestre de 2003, la clase B de Mazda, dirigida al mercado europeo. Almussafes ensamblará, además la nueva generación del modelo Fiesta, cuya producción compartirá con la planta germana de Colonia.
Los motivos que han llevado a Mazda a elegir esta planta los ha explicado en rueda de prensa el presidente de la marca Mark Fiels: "hemos seleccionado Valencia, en parte, porque la planta y el personal han demostrado su capacidad para producir dos vehículos totalmente diferentes en las mismas instalaciones, con eficiencia y alta calidad de manera consistente".

Por otra parte, la Dirección europea de Ford Motor ha anunciado la adjudicación del ensamblaje de la nueva generación del Fiesta a esta planta valenciana, que, además, conserva las fabricaciones del modelo Focus y del modelo Ka.
Gonzalo Pino, representante de UGT en la factoría valenciana ha declarado a Autopista Online que estas noticias han alegrado enormemente a la plantilla y al comité de empresa puesto que garantizan el futuro, que hasta el momento no veían muy claro. El abandono de la fabricación de dos modelos de motores en la planta de propulsores de Almussafes ponía en peligro 1.500 puestos de trabajo, que ahora, según Pino, parecen estar a salvo. Sin embargo, no se prevé, por el momento, el aumento del número de trabajadores de la factoría. Por otro lado, Pino ha declarado que estos anuncios no incidirán de ninguna manera en la negociación del convenio colectivo, que aún está por firmar.

Los mejores vídeos