Más gasolineras independientes para acabar con el monopolio de las grandes petroleras

Casi el 100 por ciento de las gasolineras madrileñas pertenecen a las cuatro grandes petroleras que operan en nuestro país. El objetivo de Copyme es que haya más gasolineras independientes en la capital española.

La Confederación General de Pequeñas y Medianas Empresas del Estado Español (Copyme) ha publicado un estudio acerca de las gasolineras independientes. Lo que pretende esta confederación, apoyada por algunos partidos de la oposición y por los sindicatos, es acabar con el monopolio de las cuatro grandes petroleras en Madrid. De todas las gasolineras que hay en Madrid, un 98 por ciento están en manos de Cepsa, Repsol, Shell o BP.

La propuesta de Copyme es la creación de 24 estaciones de servicio independientes, para aumentar la cuota de mercado de pequeñas estaciones de servicio y, de paso, intentar disolver el monopolio de las grandes petroleras. Con esta acción, se espera que los precios de los combustibles bajen por la competencia y que los consumidores se vean beneficiados por ello.

Cada una de las nuevas estaciones de servicio costaría unos 500 millones de pesetas y llevaría el logotipo de Copyme. La inversión necesaria ascendería, por tanto, a 12.000 millones de pesetas. En el Plan Especial de Estaciones de Servicio de Madrid, que se publicó en 1997, se incluía la creación de cerca de una treintena de nuevas gasolineras en Madrid. Partiendo de este plan, Copyme ha realizado este estudio.

Mientras, el Ministerio de Economía y la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio han firmado un acuerdo con el fin de impulsar la implantación del euro en las estaciones de servicio.