Más de la mitad de los vehículos de transporte provocan atascos en Madrid

El estudio que acaba de presentar el Ayuntamiento de Madrid demuestra que la carga y descarga es uno de los mayores problemas en el tráfico de Madrid. Para solucionarlo se incrementará la vigilancia y se crearán aparcamientos especiales compatibles con el uso del carril bus.

La carga y descarga es uno de los mayores problemas en el tráfico de Madrid, especialmente en la zona centro. Los atascos que provocan se han multiplicado aún más con la implantación de los conos del carril bus, pues los vehículos de transporte obstaculizan el paso de los autobuses para efectuar las descargas. Para resolver este problema, el Ayuntamiento de Madrid quiere implantar medidas en el Plan de Movilidad.
Con el objeto de poder tomar decisiones a este respecto, lo primero que se ha hecho es el estudio "Carga y descarga de mercancías en Madrid". En el mismo se han investigado casi 31.000 operaciones, una media de 6.178 diarias, todas ellas efectuadas de lunes a viernes entre las 8:00 y las 21:00 horas.
Los resultados son claros, un 58 por ciento de los vehículos de mercancías provoca molestias al tráfico mientras trabaja, un 3 por ciento también molesta al peatón y un 2 por ciento lo hace al mismo tiempo a peatones y tráfico.
A la vista de estos resultados, la primera medida que tomará el Ayuntamiento es incrementar la vigilancia. Desde el día 8 de enero se pondrá en marcha una campaña para evitar el aparcamiento de coches en las zonas destinadas a carga y descarga, y para castigar a los vehículos de transportes que obstaculicen el carril bus.
Uno de los proyectos que prevé Sigfrido Herráez, concejal de Movilidad Urbana, es la creación de aparcamientos específicos para efectuar las descargas. Estarían situados en la parte interior del carril bus y éste quedaría delimitado con láminas flexibles, en vez de con los conos utilizados actualmente. Con ello se lograría hacer compatible el uso del carril bus con la actividad comercial. Pero para ello se debe contar con la colaboración del sector, según señala el concejal.
En cuanto a las barras abatibles, comenzarán a instalarse a partir de la próxima semana y ya ha comenzado la colocación de "ojos de gato" en la calle Alcalá, desde la plaza de Independencia hasta Sol, para después extenderse hacia el Paseo del Prado.

Los mejores vídeos