Mano dura para fomentar la seguridad infantil

Más vigilancia y multas más duras es lo que ha pedido el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Nuñez Morgades, para aquellos que no usan los sistemas de seguridad adecuados para niños.

CiU pide sillitas más económicas
CiU pide sillitas más económicas

La indefensión en la que se encuentran muchos niños a la hora de viajar en coche ha provocado que el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Nuñez Morgades, haya decidido tomar cartas en el asunto. En la rueda de prensa en la que se ha presentado el estudio “La Seguridad Vial en los niños: cuestión de familia", Morgades ha anunciado que se va a poner en contacto con el Consejo Superior de Tráfico para que valore la posibilidad de considerar como agravante que al niño no se le coloque el cinturón de seguridad, pues se trata de un ser vulnerable que no puede tomar la decisión por sí mismo. Así, si la multa por no ponerse uno mismo este sistema de retención es de 91 euros, el no colocárselo a un menor tendría que ser castigado con más dinero.Al mismo tiempo, Morgades ha pedido a los agentes de Tráfico que, si detectan un coche en el que viajan menores sin los correspondientes sistemas de retención, ese automóvil sea inmovilizado. En este apartado y en el de las multas, Morgades ha pedido a las fuerzas de seguridad que vigilen permanentemente y sancionen de manera inflexible. Para el Defensor del Menor es también importante que en la prueba teórica del examen de conducir se incluyan más preguntas referidas a la protección de menores. En la actualidad, ha recordado, sólo se incorpora una, aunque hace un par de años no había ninguna.Morgades ha solicitado que se desglosen los datos de accidentalidad de los menores de 18 años para conocer con exactitud la magnitud de las cifras y que eso sirva para concienciar a los padres y a las familias. En el mismo acto, el Instituto Mapfre de Seguridad Vial ha presentado un estudio sobre el uso de sistemas de retención infantil (SRI) por parte de los niños. Según la Dirección General de Tráfico, en 2004 fallecieron 124 menores de 14 años en accidentes de tráfico en España, de los cuales casi un centenar podría haberse salvado de haber llevado los adecuados sistemas de seguridad.De esa manera, y según el informe del Instituto Mapfre, el uso de sistemas de retención infantil idóneos puede reducir el número de víctimas mortales en un 75 por ciento y las lesiones graves en un 90 por ciento. Este estudio saca a la luz datos bastante preocupantes, como el hecho de que, a pesar de que el 85 por ciento de los automóviles testados contaban con sistemas de retención infantil, sólo el 69 por ciento de los automovilistas lo usa para sus hijos. Las principales excusas son la pereza (47 por ciento) y que se trata de un trayecto corto (45 por ciento), disculpas a todas luces insuficientes.El informe refleja la importancia del niño como agente de educación vial para los mayores, pues en un 66 por ciento es el menor el que advierte a sus progenitores de que incumplen la normativa de Tráfico. Finalmente, Javier Alonso, director de los Servicios Médicos de Mapfre, ha recordado que un SRI mal colocado puede provocar lesiones más graves que las que intenta evitar. El doctor Alonso ha censurado a los padres o madres que llevan a sus hijos pequeños sujetos en su regazo dentro del coche, pues, en caso de colisión, el niño tiene muchas posibilidades de morir o, como poco, sufrir lesiones graves. El jefe de los Servicios Médicos de Mapfre ha dejado un dato para la reflexión: un choque frontal a 50 km/h es mortal para un niño que viaja sin sistema de retención infantil.