Madrid se prepara sus calles para la vuelta de los coches

Peajes por circular por el centro de la ciudad, nuevos parquímetros, cerrar la Casa de Campo al tráfico, un túnel que una la Castellana con la N-II... Madrid libra su guerra contra el colapso circulatorio en varios frentes. La primera batalla, el próximo sábado, "Día sin coches".

Madrid se prepara sus calles para la vuelta de los coches
Madrid se prepara sus calles para la vuelta de los coches

Se acabaron las vacaciones y los coches vuelven a adueñarse de la ciudad, pero el retorno amenaza con ser aún más conflictivo que en años pasados, ya que en junio se ha vendido en nuestro país el mayor número de automóviles de toda la historia. Además, según el concejal de Movilidad en el Ayuntamiento madrileño, Sigfrido Herráez, sólo el 10 por ciento de los vehículos sustituidos en la capital ha acabado en el desguace.

Eso sí, frente a grandes males, grandes remedios. El consistorio madrileño ya está a punto de hacer realidad varios proyectos que ha perseguido durante meses y comienza a barajar nuevas posibilidades.

Ya, en marcha
La Comisión de Urbanismo de Madrid ha aprobado la construcción del túnel de María de Molina, una vía que estará en funcionamiento para el año 2003 y que, según sus cálculos, será utilizada por más de 36.000 vehículos.

Este túnel, que contará con dos carriles de 3,40 metros de ancho y un arcén de 2,70 metros destinado a uso exclusivo de los servicios de emergencia, tendrá una longitud de 1.748 metros y unirá la Castellana con la N-II (carretera de Barcelona).

El alcalde de Madrid, Álvarez del Manzano, considera esta obra prioritaria, por lo que ha otorgado el mayor presupuesto de los destinados anteriormente para la construcción de túneles: 7.124 millones de pesetas. Además, se han establecido turnos de trabajo de 24 horas en varios puntos simultáneos.

El experimento
El próximo sábado, dentro del programa del "Día sin coches", la madrileña Casa de Campo se cortará al tráfico desde las 10 hasta las 14 horas. La oposición solicita que este espacio, considerado el pulmón verde de la ciudad, se libre definitivamente del tráfico rodado, pero este cierre se encuentra, de momento, aplazado.

En la actualidad, el Gobierno de Madrid negocia con la Empresa Municipal de Transporte (EMT) la posible creación de una línea de autobuses eléctricos que cubra la zona, pero, además, todavía tiene que presentar otras alternativas para desviar los cerca de 36.000 vehículos que cruzan este gran parque cada día. Se espera que la celebración del "Día sin coches" sirva para ver cómo se puede recuperar para los peatones este lugar.

En el tintero
El equipo de Gobierno de Álvarez del Manzano también estudia otras medidas adoptadas por diversos países. Entre ellas destaca el pago de una tasa para los conductores que quieran circular por el centro como ya ocurre en Londres o en Ginebra, donde se ha establecido una tarifa cercana a 1.000 pesetas para aquellos que vayan en coche al corazón urbano.

Sigfrido Herráez ha afirmado que el Ayuntamiento no quiere llegar a aplicar esta medida, pero es algo que no descartan. Eso sí, primero habrá que dar un tiempo a las nuevas balizas que separan desde el mes de agosto el carril bus o los parquímetros, que comenzarán a instalarse, previsiblemente, en enero.