Madrid refuerza el control del tráfico

El Centro de Pantallas de Tráfico ha sido trasladado y entre sus nuevas funciones se encuentra la de indicar a los servicios de emergencia cuál es el camino más rápido (y menos congestionado) para llegar a su destino. Cámaras y pantallas vigilarán, desde sus nuevas instalaciones, la circulación en Madrid.

Aguirre se compromete a mejorar el tráfico de Madrid
Aguirre se compromete a mejorar el tráfico de Madrid

Los servicios de emergencia necesitan actuar con rapidez ante una llamada y, en una ciudad como Madrid, con una intensidad media de circulación de 80.000 vehículos diarios –según el Ayuntamiento-, los atascos provocan demoras que pueden tener graves consecuencias.Para agilizar la respuesta ante un incendio o un accidente, el Consistorio ha trasladado el Centro de Pantallas de Tráfico (que ha sido rebautizado como Centro de Gestión de Movilidad) desde la plaza de la Villa hasta la calle Albarracín, muy cerca del final de la calle Alcalá. Las nuevas instalaciones son más grandes y cuentan con más efectivos: el número de empleados ha pasado de 7 a 35 y, en breve, se unirán a ellos los servicios del personal de Emergencias. Este personal escrutará las pantallas e indicará a los bomberos, al Samur o a la Policía Municipal cuál es el estado de la circulación y qué itinerario deben seguir para evitar los atascos. De esta forma, se reducirá el tiempo de espera para aquellas personas que necesitan ayuda y se coordinarán las actuaciones de los agentes encargados de la movilidad en Madrid.Desde este centro también se controlarán las entradas y salidas a los barrios en los que el tráfico privado está restringido. El “cerrojazo" a los vehículos particulares en el centro de Madrid ha permitido que la circulación se rebaje un 68 por ciento en algunas calles de la zona, según el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón. Sin embargo, existen vehículos que aún emplean vías que les están vedadas. Para evitar esta situación, el Consistorio utilizará “en breve plazo" cámaras digitales que grabarán la matrícula de los automóviles que accedan a estas calles (por ejemplo, en el barrio de Las Letras) y las cotejarán con la base de datos de los coches de los residentes, autorizados a entrar. Aquellos que infrinjan la norma serán sancionados.La oposición no ha visto con buenos ojos las nuevas instalaciones. Óscar Iglesias, portavoz adjunto del grupo socialista, ha asegurado que el nuevo Centro de Gestión de la Movilidad no facilitará a los ciudadanos información sobre las plazas libres en los aparcamientos municipales, como ocurre, por ejemplo, en Barcelona o Sevilla. También ha anunciado que los madrileños tendrán que pagar “más de 30 millones de euros en cinco años por el alquiler del edificio, además de casi dos millones de euros por el traslado".El nuevo Centro de Gestión de la Movilidad, que funcionará 24 horas al día, contará con personal dedicado en exclusiva a analizar el tráfico en la M-30. Tres de los empleados son agentes de la Policía Municipal.Quizá sorprenda un poco que los ayuntamientos destinen agentes municipales a estas tareas, teniendo en cuenta la escasez de efectivos de tráfico puesta en evidencia por Luis Montoro. El director del Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial (Intra) ha anunciado que en España existe la misma cifra de agentes de la Guardia Civil de Tráfico desde 1980, a pesar de que ahora “tenemos bastantes más millones de vehículos, muchos más kilómetros de carretera y la circulación es más compleja".Montoro también ha asegurado que, durante los últimos 10 años, 56.000 personas han muerto y más de 1,5 millones han sufrido heridas de diversa consideración en las vías españolas. A lo largo de ese período de tiempo, los accidentes han supuesto un coste de 160.000 millones de euros. La solución, según el responsable del Intra, pasa por mejorar los vehículos y las carreteras, incrementar el control policial y formar a los conductores, además de endurecer la normativa de circulación.

Los mejores vídeos