Madrid reforzará la seguridad de sus túneles mediante el uso de cámaras

La "era Manzano" se recordará, ante todo, por sus túneles. Nada más y nada menos que 23 de los 49 subterráneos que hay en la capital han sido construidos durante su legislatura. Ahora que anuncia que se va, ha dejado apuntalada firmemente su obra con un nuevo sistema de videovigilancia conectado a un centro de control único y a los servicios de emergencia de la capital.

El Alcalde de Madrid, José Luis Álvarez del Manzano, la tercera teniente de alcalde, María Tardón, y la edil de Obras, Elena Utrilla, han presentado un nuevo sistema de control de los 49 túneles de la capital, basado en la videovigilancia y en la informática y que entrará en funcionamiento a partir de enero de 2002.

La pretensión de los responsables municipales es instalar cámaras en todos los subterráneos de la capital, las cuales enviarán las imágenes a un centro de control único que, a su vez, estará conectado con 8.000 ordenadores pertenecientes al Cuerpo Nacional de Policía, Bomberos, Policía Municipal, Movilidad Urbana, Protección Civil y Medio Ambiente.

La corporación municipal aprovechará la inmediata finalización del actual contrato de vigilancia y señalización de los túneles para reforzar el sistema. Éste ya cumplía con la normativa europea de seguridad en túneles, con lo que el nuevo vendrá a superar con creces los requisitos exigidos en la ley comunitaria.

Según el director de servicios de Obras del Ayuntamiento, Fernando Catalá, el sistema no mejorará el tiempo de respuesta de los servicios de emergencia municipales, pero permitirá conocer, de forma inmediata y en caso de producirse, cualquier incidencia acaecida en el interior de los túneles y actuar de forma coordinada. Además, evitará que otros vehículos queden atascados en la entrada de los subterráneos.

Los primeros, los más largos
Los primeros túneles que dispondrán de la innovadora vigilancia serán los más largos: Ríos Rosas (425 metros), Cristo Rey (548 metros), Costa Rica (630 metros), Sinesio Delgado (695 metros) y Pío XII-Paseo de la Castellana (760 metros). Entre ellos también se incluye los dos en proceso de construcción, que curiosamente serán los de mayor longitud, María de Molina, con 2.057 metros, y Santa María de la Cabeza, con 1.050 metros. En ambos casos no implicará ningún coste añadido, ya que en los contratos de adjudicación se contemplaba la instalación de cámaras y la conexión a un centro de control.

La adecuación de los subterráneos supondrá un desembolso para el Ayuntamiento de Madrid de 1.603 millones de pesetas, distribuidos de la siguiente manera: 1.040 millones para la instalación de la red de fibra óptica, cámaras y centro de control y 563 para la conservación de los mismos. Habrá también postes de auxilio y megafonía, señalización variable exterior en interior, alumbrado de emergencia, control de acceso y gálibo, detección y extinción de incendios, sistemas de ventilación, locales de instalaciones y salidas de emergencia. El proyecto se adjudicará a la compañía Dragados y Construcciones y tiene un plazo de ejecución de dos años.

Los mejores vídeos