Madrid reduce su contaminación

La Comunidad de Madrid acaba de presentar el Plan Azul, un proyecto con un centenar de medidas para conseguir una reducción de la contaminación.

La Comunidad de Madrid quiere contribuir a que nuestro país alcance las tasas de emisiones contaminantes fijadas en el protocolo de Kyoto. Por eso, va a desarrollar el Plan Azul, un documento que incluye una centena de medidas para ahorrar energía y reducir las emisiones contaminantes (de ruido y de humos).Dentro de este plan, ocupa un lugar preferente el automóvil, ya que es una de las fuentes de contaminación acústica y atmosférica más importante. Entre las medidas más destacadas, la Comunidad de Madrid quiere impartir 10.000 cursos gratuitos de conducción eficiente. Con esta formación, un conductor puede ahorrar hasta un 12 por ciento de combustible y con ello, reducir sus emisiones.

Y para que descienda el número de vehículos motorizados, el Gobierno de la región propone nuevos carriles bici: hasta 82 km nuevos. Además de la obligatoriedad de que los nuevos desarrollos urbanísticos cuenten también con carriles bici asociados.

Otra de las medidas que se nombran, aunque no se concreta cómo se llevará a cabo, es la referente a la ayuda que recibirán los municipios para mejorar su movilidad urbana y los atascos.

Las subvenciones a los fabricantes de vehículos ecológicos o a los compradores no quedan claras, aunque sí se asegura que este plan incentivará a las compañías que sustituyan sus flotas de vehículos por otros menos contaminantes, así como por el uso de combustibles ecológicos.

En Terra Autopista hemos conducido los coches del futuro, aquellos que utilizan energías limpias para funcionar. Si quieres saber algo más de ellos, pincha en sus enlaces. Desde IU en la Asamblea de Madrid, se califica el plan como “frívolo". El secretario madrileño de Medio Ambiente de IU, Francisco Romero, ha conversado con Terra Autopista y nos ha explicado que lo hace falta es un listado de soluciones de calado. Las nuevas planificaciones urbanísticas se hacen sin pensar en las infraestructuras necesarias y, por eso, se producen atascos tarde o temprano. Estamos ante un problema de fondo: el modelo de crecimiento de la Comunidad lleva al colapso: con urgencia es necesario actuar con vistas al medio y largo plazo, no sólo al corto plazo.

Para Romero, que defiende a ultranza el transporte público bien organizado, sólo llegaremos a conseguir que la gente se olvide del coche en casa cuando el usuario se vea claramente beneficiado (se ahorre los atascos, por ejemplo). Propone carriles sólo para el transporte público, por ejemplo.

Por otra parte, el secretario de Medio Ambiente de IU reconoce que los carriles bicis están muy bien, pero que la realidad de Madrid los relega a los días de ocio: no es operativo que alguien que usa un coche privado lo cambie por una bici en el día a día.Desde el Grupo socialista, se lamentan de que no se haya especificado cómo se van a invertir los millones de euros presupuestados y, sobre todo, de que no haya apuntes claros sobre qué hacer con el parque automovilístico madrileño. Es una condición importante que se reduzca dicho parque, según la portavoz socialista de Medio Ambiente, Mª Ángeles Martínez, para conseguir la reducción de la contaminación.

Además, denuncia Martínez, que este plan no ha pasado por el Consejo de Medio Ambiente -que agrupa a los concejales de este área de todos los ayuntamientos de la capital,

Para Ecologistas en Acción, el Plan no presenta ninguna novedad y no es más que una “declaración de intenciones", ya que no están especificadas las acciones concretas. Como ejemplo de buena gestión y sobre todo más efectiva, el responsable de Calidad del Aire de la organización ecologista, Juan García, nos ha explicado lo ocurrido hace unos días en la localidad gala de Grenoble. En esta villa, se decretó una norma por la que los vehículos no podían circular a mas de 70 km/h durante unos días y así para reducir las emisiones contaminantes en un 30 por ciento. El problema era que los niveles de ozono habían llegado a límites peligrosos para la salud pública. El Ejecutivo local de Grenoble lo trasladó a sus habitantes y éstos los entendieron porque existe una comunicación fluída entre ellos. Dicha comunicación, falta en Madrid y es importante que se produzca, según García.

La Comunidad de Madrid sólo ha presentado una batería de intenciones que, por otra parte, no es más que una labor a la que estaba obligada por la Unión Europa. La Comisión ha instado a varias ciudades del Viejo Continente, entre ellas Madrid y Barcelona, a planificar acciones para reducir la contaminación acústica y atmosférica. La CAM ha cumplido con ese requerimiento y ha asignado un presupuesto de unos 73,6 millones de euros para su ejecución, aunque no ha quedado claro cómo se distribuirá. El Plan pretende, según ha indicado la CAM en un comunicado oficial, “involucra al sector empresarial, a los ciudadanos y a las administraciones para reducir la contaminación atmosférica en la región".

El objetivo es disminuir los niveles de contaminación
Los límites de velocidad podrían rebajarse
Cuando el debate parecía centrarse en si los límites de velocidad en las autopistas deberían aumentarse hasta los 140 km/h, el Gobierno se desmarca de esta tendencia, anunciando que los máximos podrían rebajarse. Ni siquiera Francia, en su cruzada contra las muertes en la carretera, se ha atrevido a tocar estas cifras, ¿por qué España sí?