Madrid quiere su circuito

Pistas para practicar cualquier especialidad del automovilismo, escuelas de educación vial, una de las áreas empresariales más vanguardistas de nuestro país y, por supuesto, un circuito capaz de albergar un Gran Premio de Fórmula Uno. El Espacio del Motor de Pinto promete convertir Madrid en referencia del deporte de las cuatro ruedas.

Madrid quiere su circuito
Madrid quiere su circuito

Madrid necesita un circuito de velocidad. Es algo que lleva diciéndose mucho tiempo y, hasta hace cuatro años, nadie había hecho nada por arreglar o reemplazar las obsoletas instalaciones del trazado que el RACE (Real Automóvil Club de España) posee en la capital: el mítico Jarama. En 2001, la empresa Motordraft quedó constituida para fraguar un proyecto que ya está completamente perfilado: el Espacio del Motor.Son muchos los aficionados que aún recuerdan que el Circuito del Jarama albergó pruebas de Fórmula Uno, pero esos días quedan muy lejos y, de momento, los proyectos para dar un nuevo aire a las instalaciones, situadas en la carretera de Burgos, avanzan muy despacio. Sus responsables intentan, según han asegurado a Terra Autopista, vender los terrenos actuales y hacerse con otros nuevos, situados cerca del Aeropuerto de Barajas, para construir una nueva pista. Cuentan con la experiencia que aportan 40 años al frente de un trazado con un gran bagaje y, por ello, creen que representan la opción lógica al actual Jarama, que ya no puede crecer más.Frente a estos planes, José María López Trueba, presidente de Motordraft, propone un área de 4,7 millones de m2 en los que se realizará un trazado de 6 kilómetros de longitud capaz de albergar cualquier evento del motor.La pista, diseñada por el arquitecto Salvador Pérez Arroyo (autor del Faro de Moncloa o el Planetario, en Madrid) y definida por la prestigiosa compañía alemana Tilke -especializada en trazados de carreras, obtuvo el visto bueno de la Federación Internacional de Automovilismo en julio de 2004. Se trata de un espectacular circuito con tres puentes y el mismo número de curvas hacia la derecha y hacia la izquierda: 12 en total. Se ha dibujado pensando en que los pilotos, además de protagonizar adelantamientos (hay cinco zonas en las que son posibles), puedan contar con todas las medidas de seguridad.En principio, la capacidad de este trazado será de 122.000 espectadores y las gradas estarán casi suspendidas sobre la pista. Los más privilegiados ni siquiera tendrán que permanecer a la intemperie: se ha proyectado la construcción de un hotel junto al circuito, comunicado mediante un puente con el “paddock" (la zona donde están los camiones de las escuderías), y los huéspedes podrán ver los entrenamientos y las carreras desde su propia habitación. No será el único trazado que existirá en “El Espacio del Motor"; además del reservado para Michael Schumacher o Fernando Alonso (también para el Mundial de Motociclismo), existirán otros, más pequeños, en los que se realizarán pruebas de vehículos, prestaciones y homologaciones de automóviles e, incluso, competiciones de kárting. Concretamente, se ha proyectado el trazado indoor (es decir, cubierto) más grande del mundo para karts, además de una pista exterior y otra sobre tierra. - El circuito, excavado en el terreno, ocupará una superficie de 1,4 millones de m2.
- Contará con 40.000 plazas de aparcamiento.
- Habrá 60 boxes en los que los ingenieros, los pilotos y los mecánicos pondrán a punto sus vehículos.
- La longitud de la pista será de seis kilómetros. La recta de tribunas, sobre la que se situará el hotel, tendrá 1.056 metros. El ancho del trazado será de 16 metros (20, en el paso por los puentes). Motordraft ha apostado por la seguridad en los circuitos y también fuera de ellos. Así, ha proyectado una Escuela de Pilotos, otra de Técnicos Deportivos y una tercera de Seguridad Vial, además de un Parque Infantil de Tráfico. En estas instalaciones se pretende que las enseñanzas impartidas ayuden a reducir las cifras de accidentes y víctimas que cada año se registran en nuestras carreteras. Un impresionante parque tecnológico dedicado a la investigación y desarrollo de nuevos proyectos, un museo, un “Salón del Automóvil" permanente y un área comercial, cultural y de ocio completan la oferta del “Espacio del Motor". Precisamente, esta zona se convertirá en la más famosa del conjunto, pues estará situada bajo una enorme cubierta con la forma y el diseño de una bandera a cuadros agitada por el viento. Esta imagen se ha convertido en el emblema del proyecto. Además de la seguridad, el respeto por el medio ambiente también juega un papel muy importante en las instalaciones. La zona que albergará “El Espacio del Motor" se encuentra al oeste de Pinto y está situada a 20 kilómetros de la capital. Actualmente, se trata de una zona árida, pero el proyecto diseñado por Motorcraft incluye amplias zonas verdes. Según los promotores de este vasto proyecto, se ha cuidado especialmente el impacto acústico en la zona, que se encuentra alejada del núcleo urbano de la localidad madrileña: los potentes motores de los monoplazas no interferirán con las áreas de trabajo o de descanso de la región.

Las zonas dedicadas a la competición serán las que más ruido generen, por lo que estarán excavadas en la plataforma artificial que ordenará el conjunto. Así, el propio terreno circundante actuará como una barrera natural contra el sonido, según ha explicado Pérez Arroyo.