Madrid ha denunciado ya a 17 estaciones de servicio por vender alcohol

La Ley de Drogodependencias y otros Trastornos Adictivos, ya conocida en Madrid como "Ley Seca" o "Ley Antibotellón", ha empezado a causar estragos. En los dos primeros días de vigencia del texto legal, 17 gasolineras han sido denunciadas por vender alcohol, una facultad que la nueva ley les prohibe dentro de la Comunidad de Madrid.

Dos días han bastado para que la nueva ley siembre la intranquilidad entre los madrileños que acostumbran a beber en plazas y calles de sus pueblos y ciudades. Un total de 74 personas han sido denunciadas por beber fuera de los lugares autorizados (terrazas) y, además, 17 gasolineras y 105 comercios minoristas han recibido también denuncias por vender alcohol.

Desde el pasado 27 de julio, las estaciones de servicio de la Comunidad de Madrid ya no venden bebidas alcohólicas en sus establecimientos. Sin embargo, algunas han tardado más de lo previsto en amoldarse a la nueva reglamentación y mantienen en sus expositores las botellas de licor, motivo por el cual, los inspectores de la Comunidad han abierto expedientes sancionadores.

Desde la belicosa patronal de gasolineros de Madrid, Alejandro Moratilla, su responsable, ha protestado contra esta decisión del Gobierno regional, aunque asegura que sus representados acatarán la orden.
Sin embargo, Moratilla recuerda que las estaciones de servicio han pagado unos impuestos para poder vender este año bebidas alcohólicas, por lo que pide que se devuelva a los propietarios de las gasolineras la parte proporcional de ese impuesto que les corresponde.