Madrid estudia controlar el tráfico mediante cámaras láser

Funcionan desde hace años en Suiza o en el Reino Unido y desde principios de año controlan las calles de Barcelona, pero ahora las cámaras láser podrían llegar a Madrid. El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de la capital, Sigfrido Herráez, ha anunciado que él mismo irá a la Ciudad Condal para ver las virtudes de estos dispositivos.

Madrid estudia controlar el tráfico mediante cámaras láser
Madrid estudia controlar el tráfico mediante cámaras láser

En Barcelona, el Servei Català de Trànsit</font color="#0000CC"> ha colocado en las principales vías de acceso a la ciudad cámaras láser que fotografían los coches que exceden los límites de velocidad. Estos dispositivos han mostrado de sobra su eficacia - en un solo día detectaron 1.693 infracciones- y, con la nueva Ley de Tráfico, adquieren más importancia, ya que los agentes no tienen que comunicar inmediatamente la sanción a los conductores y simplemente las fotos sirven para apoyar la multa.

Ahora, estas cámaras podrían instalarse en Madrid, ya que el mismo concejal de Movilidad del Ayuntamiento, Sigfrido Herráez, viajará a Barcelona para ver cómo funcionan estos mecanismos, que también pueden destinarse, entre otras cosas, a avisar al conductor de posibles retenciones en la carretera.

Carril bus: el vía crucis del Ayuntamiento madrileño
Por otra parte, el Ayuntamiento madrileño sigue su particular vía crucis: cómo aislar el carril bus. Este proyecto ha contado con una dedicación exhaustiva de Herráez desde que accedió al cargo, en marzo de 2000, ya que reservar esta vía para el uso exclusivo de autobuses y taxis no parece una tarea fácil.

El consistorio tardó más de nueve meses en decidirse por las balizas flexibles de goma, tras probar con conos y las luces denominadas "ojos de gato", pero ahora han comprobado que estos elementos se deterioran fácilmente.

Desde que se instalaron, el 18 de diciembre, el Ayuntamiento ha repuesto 170 balizas, de las 1.800 existentes, por lo que estudian su fabricación en otro material algo más resistente. Tampoco están de acuerdo con su color, ya que, según apuntan, retiene mucho la suciedad y afea el entorno.

Fuera de cuestiones de diseño, las balizas de goma han aprobado su primer examen; según datos del Ayuntamiento, durante el mes de enero la saturación de vehículos en las principales vías de la ciudad ha disminuido un 6 por ciento. Además, a lo largo de este periodo, los agentes han impuesto 4.977 multas a conductores que invadieron el carril bus.