Madrid encuesta a sus conductores

Un total de 50.000 conductores serán encuestados en Madrid durante las próximas semanas, con el fin de conocer el origen y destino de sus viajes. Con los datos recogidos se elaborará un listado de conclusiones que servirá para conocer el modelo de movilidad de la ciudad.

Vehículos contaminantes, fuera del centro de Madrid
Vehículos contaminantes, fuera del centro de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid entrevistará a 50.000 conductores durante los próximos días para saber de dónde vienen, a qué punto de la ciudad se dirigen y por qué no han empleado el transporte público en sus desplazamientos.A lo largo de tres semanas, 80 encuestadores cubrirán 300 puntos de la capital. Apostados en semáforos durante las horas punta (de 7:00 a 10:00 y de 17:00 a 20:00 horas), anotarán el tipo de vehículo en el que viaja el entrevistado y las razones de su traslado. El estudio se llevará a cabo durante los miércoles, jueves y viernes, días en los que el tráfico se comporta de manera más homogénea. Con las respuestas obtenidas, se extraerán conclusiones que servirán para determinar qué modelo siguen los desplazamientos en vehículo privado.La última encuesta de movilidad, realizada en 1996, recogió datos en toda la región. Según el estudio, cada día se producen 11,4 millones de viajes en la Comunidad de Madrid. La mayoría de ellos (10,4 millones) tiene como origen y destino algún punto de la región, explica el diario “ABC". Sólo el 33 por ciento de estos desplazamientos se realiza en transporte público. El Foro por la Movilidad sostiene que el objetivo es conseguir que el 50 por ciento de los conductores deje el coche en casa.Con esta encuesta también se persigue mejorar el tráfico en la capital. Además de los embotellamientos que se producen en las horas punta, en los últimos días se han vivido colapsos de proporciones gigantescas. El viernes, un leve accidente en la entrada a la capital desde la A-2 (carretera de Barcelona) atascó la ciudad durante más de tres horas. El Foro por la Movilidad Sostenible ha acusado al Gobierno municipal de “favorecer el uso del coche" y de tener la ciudad al límite de su capacidad, por lo que cualquier incidencia tiene consecuencias desastrosas, según recoge el diario “El País".Además de la densidad de vehículos, es indudable que las obras que se están ejecutando en la capital también influyen en la circulación. Las principales salidas y entradas a la M-30, el cinturón que distribuye el tráfico en la ciudad, están afectadas por los trabajos de remodelación de esta vía.Precisamente, las obras en esta circunvalación fueron el tema más polémico en el debate sobre el estado de la ciudad. Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid y principal impulsor del proyecto, subrayó que estos trabajos son molestos “pero necesarios". Trinidad Jiménez, representante del PSOE en el Consistorio, recordó que hay 75 obras en Madrid y que, si bien no todas corresponden al Ayuntamiento, éste sí tiene la responsabilidad sobre la planificación de los trabajos, con el fin de evitar el caos circulatorio. Además, Jiménez aseguró que las obras y los atascos están provocando que los niveles de contaminación acústica y atmosférica se sitúen muy por encima de los permitidos por la Unión Europea. Por su parte, Inés Sabanés (IU) recordó que la reforma de la M-30 traerá un “gigantesco endeudamiento" a la región. El grupo propuso la paralización de los trabajos, además de un gran pacto por la movilidad sostenible.El vicealcalde, Manuel Cobo, reconoció que las obras del cinturón madrileño están en su peor fase, aunque indicó que el resultado “merecerá la pena".Con el fin de los trabajos en la M-30 no desaparecerán las obras en la ciudad: el Ayuntamiento ha convocado un concurso para remodelar la zona de Azca, junto al paseo de la Castellana, con el fin de eliminar el tráfico en superficie.Uno de los proyectos más polémicos que pretende acometer la Administración regional es el desdoblamiento de la M-501, la “carretera de los pantanos", entre los municipios de Quijorna y Navas del Rey. Este tramo, de unos 15 kilómetros, discurre por una Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA) y los ecologistas ya han augurado en repetidas ocasiones un serio peligro para la fauna del área.Por su parte, la Comunidad se ampara en la alta siniestralidad de la vía (en 2004 se produjeron 72 accidentes, 17 de ellos en el tramo que se pretende desdoblar) para justificar su ampliación. Este argumento también es empleado por los alcaldes de los municipios afectados. Los regidores están a favor del desdoblamiento, siempre que sea compatible con el respeto al medioambiente.Los accidentes de moto han crecido un 30 por ciento en Madrid durante el mes de abril: hubo 208 siniestros. Aún habrá que esperar para conocer el cómputo total correspondiente al mes de mayo, pero todo parece indicar que las cifras serán peores: el pasado viernes se registraron 18 incidentes en 12 horas.
Es posible que la llegada del buen tiempo incremente aún más este tipo de sucesos, ya que las motocicletas se emplean más durante los meses cálidos. El pasado viernes, un camión se saltó la mediana de la M-50 a la altura de Getafe (Madrid). El vehículo chocó con un todo terreno y un turismo, cuyo conductor murió decapitado.