Madrid da marcha atrás en la prohibición de aparcar motos en las aceras

El Ayuntamiento de Madrid ha dado marcha atrás en su prohibición de aparcar motos en las aceras. Mientras que el jueves el Consistorio barajaba la posibilidad de cambiar la ordenanza que permitía estos estacionamientos, ahora, el concejal de Movilidad Urbana, Sigfrido Herráez, ha declarado que buscarán un acuerdo con los usuarios de estos vehículos.

Madrid da marcha atrás en la prohibición de aparcar motos en las aceras
Madrid da marcha atrás en la prohibición de aparcar motos en las aceras

Asociaciones de viandantes y de motoristas luchan por conseguir un hueco en las aceras. Si hace apenas unos días los peatones se apuntaban un tanto cuando el consistorio madrileño anunciaba posibles multas </font color="#0000CC"> para los dueños de las motos aparcadas en estos pasos, ahora son los motoristas los que parecen haberse acercado un poco más al equipo de Álvarez del Manzano.

El concejal de Movilidad Urbana, Sigfrido Herráez, se ha mostrado partidario de llegar a un acuerdo con los usuarios de estos vehículos.

La polémica no es nueva: en 1998, Madrid aprobó una ordenanza municipal que permitía aparcar motos en las aceras de más de cuatro metros de ancho, una normativa todavía vigente, aunque asociaciones de viandantes han intentado eliminarla mediante una demanda ante el Tribunal Superior de Justicia de la ciudad. Eso sí, con la aprobación de la nueva Ley de Tráfico, el debate vuelve a ponerse de máxima actualidad.

Con la renovado Reglamento de Seguridad Vial, esta práctica queda prohibida, aunque no de una manera expresa. El artículo 94 del citado reglamento dice: "queda prohibido aparcar sobre aceras, paseos y demás zonas destinadas a los peatones", pero no especifica a qué tipo de vehículos se refiere.

Se abre, por tanto, el tiempo de las interpretaciones y el Ayuntamiento de Madrid, según Herráez, no va a realizar una lectura parcial de la nueva ley, sino que buscará "una situación convenida".

Para empezar, como ha adelantado Herráez, "los concejales de distrito han reservado mil espacios de aparcamiento para motos en lo que ahora son calzadas o espacios para coches". Estas plazas estarán repartidas por toda la ciudad, especialmente en el centro y en los lugares de gran concurrencia.

Este concejal también ha anunciado que el Ayuntamiento proyecta "hacer un aparcamiento subterráneo para motos en la calle Menéndez Pelayo" y habilitar uno de los pasos inferiores de la Plaza de Colón para este fin.

Por su parte, algunas asociaciones de motoristas, como "Tres 14 x Hora", aseguran que estas medidas resultan "irrisorias", ya que "por Madrid capital circulan a diario más de 30.000 motos o ciclomotores".

Barcelona también toma sus medidas
La Ciudad Condal sufre la preocupación de Madrid por limpiar sus aceras de aparcamientos indebidos. En Barcelona, el Gremio Provincial de Talleres de Reparación de Automóviles ha enviado una circular a sus más de 4.000 asociados para que den día y hora a los motoristas que lleven sus motos a arreglar.

Con esta medida, pretenden que no se acumulen estos vehículos en sus almacenes ni en las aceras. Dicha circular, además, recuerda la normativa aprobada por la Generalitat en 1993 que permite cobrar al propietario de la moto por los días de más que deja el vehículo en el taller.