Madrid aplicará el impuesto autonómico sobre los carburantes en otoño

A pesar de lo impopular de la medida y de que en unos meses se celebrarán elecciones en la Comunidad de Madrid, su presidente, Alberto Ruiz-Gallardón, ha decidido utilizar la posibilidad de gravar los combustibles con un impuesto destinado a mejorar la sanidad.

Desde enero de este año, el Gobierno central aplica un gravamen sobre los carburantes que supone 2,39 céntimos de euro (cuatro pesetas) por cada litro de gasolina y gasóleo A, cuya recaudación está destinada a respaldar la mejora de la sanidad en nuestro país.

A la vez que se aprobó la aplicación de este impuesto especial, también se dio luz verde a las comunidades que tuviesen transferidas las competencias en materia de sanidad para que comenzasen a aplicar el mismo gravamen. El plan previsto por el Gobierno cuenta con que el impuesto en las comunidades, que se suma al estatal, se irá aplicando por tramos, hasta llegar a los 2,39 céntimos en 2004.

Las respuestas por parte de las comunidades fueron muchas y variadas, pero hasta ahora ninguna había dado el primer paso para llevar a cabo esta subida. Sin embargo, el Gobierno de Madrid ya ha anunciado que en septiembre, una vez se haya aprobado en la Asamblea, los carburantes en la región estarán gravados por el impuesto de la comunidad destinada a sanidad, además del correspondiente al Gobierno central y el IVA.

Para empezar, el aumento será de un céntimo de euro (1,7 pesetas); en 2003, el impuesto supondrá 1,7 céntimos (2,8 pesetas); y en 2004, llegará a los 2,39 céntimos (4,7 pesetas). Estas subidas no se verán reflejadas en el precio final de las gasolinas, o así esperan desde la consejería de Hacienda de Madrid. El máximo representante de este organismo, Juan Bravo, ha declarado que "el impuesto grave a los propietarios y distribuidores de la gasolina no tiene por qué repercutir en el precio del combustible. El sujeto pasivo del impuesto no es el consumidor y las petroleras no deberían incrementar los precios. De hecho, deberían bajarlos porque el la evolución del dólar y del precio del barril hace que a las empresas españolas les cueste ahora más barato el carburante".

La impopular medida que ha anunciado el presidente de la región, Alberto Ruiz-Gallardón, está supuestamente relacionado con el Plan de Calidad Integral Sanitaria que se firmó este jueves y en cuya elaboración han participado representantes de la Administración regional y de diferentes organizaciones vecinales, sindicatos, etc.

Si se cumplen las previsiones, gracias a este impuesto, se aumentarán los ingresos en la Comunidad de Madrid en 16,5 millones de euros el primer año, 74,5 millones de euros en 2003; y 119 millones en 2004.

A pesar de que el Gobierno regional cree que los carburantes no subirán en su precio final, lo más fácil es que tarde o temprano las tarifas para los usuarios se vean afectadas. Sin embargo, Ruiz-Gallardón y su equipo creen que las mejoras en la sanidad serán tan evidentes que la población comprenderá la aplicación del impuesto.

Aunque aún no se ha perfilado el Plan de Calidad, ya se sabe que se reducirán los plazos de espera y que una vez superados unos máximos, los usuarios podrán utilizar centros privados con cargo a la Seguridad Social. También se ha puntualizado que habrá una nueva tarjeta sanitaria con el historial del paciente, además de mejorar la atención primaria y las urgencias.