Madrid acabará con la venta callejera de coches

Ya no se venderán más vehículos libremente en las calles de Madrid. Con esta medida, que se pondrá en marcha en el verano, se quiere paliar una práctica que causa un gran daño a los vendedores oficiales de coches de ocasión.

Madrid acabará con la venta callejera de coches
Madrid acabará con la venta callejera de coches

La venta libre de vehículos de segunda mano en la vía pública es una práctica que afecta de manera importante a los vendedores de automóviles de ocasión. Por eso, Ganvam, la asociación que les representa ha solicitado medidas para poner fin a esta práctica. Así lo ha expresado Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam, quien ha denunciado que la práctica de vender coches aparcados en la calle se ha convertido en una “competencia ilícita". “Esta circunstancia ha provocado el cierre de varias empresas ya, y, sobre todo, afecta a las más pequeñas".“La venta en la calle perjudica al que compra el vehículo, porque no tiene garantías; al Ayuntamiento, porque no recibe impuestos y, sobre todo, al sector, que sí los paga", sentenció Torres. Estas declaraciones, realizadas durante una jornada sobre “Venta ilegal de vehículos en la vía pública", han tenido pronta respuesta por parte del Ayuntamiento de Madrid. El director General del Consistorio, Javier Conde, ha anunciado que se va a modificar la Ordenanza de Circulación para permitir la retirada “inmediata de cualquier vehículo estacionado con un cartel de “Se vende"". Esta medida, según las afirmaciones de Conde, estará en vigor en julio o septiembre de este año y afectará tanto a los particulares como a las redes de venta, aunque “la prioridad serán los casos en los que haya multitud de vehículos estacionados en una misma calle", lo que indicaría que se trata de algo organizado.En la actualidad, la normativa vigente ha provocado la “impunidad" de las bandas clandestinas que se dedican a la venta de coches usados. Ésta obliga a la Policía Municipal a esperar un plazo de siete días hábiles para retirar un vehículo de la vía pública. Los vendedores lo saben y cambian el coche de lugar regularmente para evitarlo. Los representantes de Ganvam han aplaudido la iniciativa y han señalado que Madrid es una de las ciudades más afectadas, pues, según sus datos, hay más de 1.000 vehículos en esta situación en la calle y con el cartel de “se vende".