M.Díaz Trillo aborda con representantes vecinales de la capital el desarrollo de Ciudad Sostenible

El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, ha mantenido este lunes una reunión con representantes de las federaciones de asociaciones de vecinos de la capital gaditana para informarles sobre el desarrollo de la Estrategia Andaluza de Sostenibilidad Urbana (EASU), aprobada por el Consejo de Gobierno el pasado mayo.

Según ha indicado la Junta en un comunicado, el responsable de Medio Ambiente ha resaltado que con este documento la Junta de refuerza sus estrategias para hacer 'más habitables, cohesionadas y saludables las ciudades andaluzas'.

Para Díaz Trillo, la EASU nace con vocación de implicar a todas las administraciones, agentes sociales y ciudadanos en un objetivo común: el desarrollo de unas poblaciones compactas, diversas, eficientes y cohesionadas socialmente, en las que se haga un uso razonable y sostenible de recursos y se fomente un empleo estable y de calidad.

Las líneas estratégicas de la EASU incluyen, entre otras materias, iniciativas para hacer las ciudades menos dependientes del automóvil, favorecer un uso eficiente del suelo, mejorar la eficiencia energética, integrar los objetivos ambientales y sociales en la planificación territorial, implantar de forma eficiente el ciclo integral del agua, reducir la producción de residuos o fomentar la ciudad como ecosistemas que albergan una biodiversidad propia.

Para el desarrollo de esta estrategia, la Consejería de Medio Ambiente cuenta con los programas de cooperación con la administración local Ciudad Sostenible y el Pacto de los Gobiernos Locales frente al Cambio Climático. El primero de ellos cuenta con actualmente con 269 municipios participantes tras la reciente ampliación del programa a las poblaciones de menos de 5.000 habitantes y la incorporación de las mancomunidades.

Junto a Ciudad Sostenible, la Consejería trabaja con cerca de 500 ayuntamientos andaluces que han suscrito el Pacto de los Gobiernos Locales frente al Cambio Climático para lograr una reducción de las emisiones de CO2 más allá del 20 por ciento fijado por la Unión Europea (UE) antes de 2020.