Los últimos Rolls-Royce Silver Seraph

Los detalles de la última edición de los Silver Seraph, fabricados en Crewe, acaban de hacerse públicos.

La firma Rolls-Royce lleva produciendo vehículos 97 años. Para celebrar esto y que en la planta de Crewe llevan 55 años produciendo, la firma británica ha presentado los últimos modelos Silver Seraph que se ensamblarán en Crewe.

Estos vehículos, que serán los últimos que salen de la línea de montaje de Crewe, ya que cierra, están realizados por artesanos y sólo habrá 170 unidades en todo el mundo. Tras un acuerdo entre BMW y Rolls-Royce, a partir de 2002 la firma alemana se ocupará de la construcción y de la distribución de los motores de estos vehículos.

Los últimos Silver Seraph dispondrán de una carrocería que combina dos colores, a imagen y semejanza de los primeros modelos de este coche que nacieron en la localidad británica de Crewe. Se trata, pues, de un homenaje.

Como elemento de distinción, estos vehículos llevarán en el frontal una leyenda junto a una bandera británica que pone: "Rolls-Royce Motors Cars, Crewe, Gran Bretaña". El color también es una característica digna de tener en cuenta: los clientes podrán especificar de qué colores quieren la carrocería en el momento de hacer el encargo.