Los "tres grandes americanos" no levantan cabeza en enero

Las ventas en Estados Unidos van a descender cerca de un 9,2 por ciento este mes de enero como consecuencia del letargo de la economía estadounidense y el descenso de la confianza de los consumidores hacia la compra de nuevos vehículos.

Los pronósticos de las diferentes marcas no son nada halagüeños. El principal fabricante de automóviles del mundo, General Motors, tiene previsto un descenso en sus matriculaciones del 15 por ciento. Los presagios de los otros dos componentes del triunvirato norteamericano no son mejores, sino todo lo contrario. DaimlerChrysler prevé una caída en sus ventas del 16 por ciento, mientras que los informes de Ford vaticinan un descenso del 17 por ciento.
GM, Ford y Chrysler ya vienen tomando medidas para que el batacazo no sea tan grande. Las paradas temporales en la producción en varias de sus plantas se están convirtiendo en algo habitual. La necesidad de reducir el stock ha provocado unos descensos en la producción de al menos el 17 por ciento.
Según una información de Detroit Free Press, Ford ha obtenido por séptimo trimestre consecutivo mayores beneficios que su máximo rival, General Motors. Según los expertos, este hecho se da a causa de que obtiene más beneficio por vehículo vendido a pesar de que vende menos que GM. "Ford vence a GM a causa de que lo hace mucho mejor que GM con los todoterrenos y los pick ups, de cada vehículo de este tipo que vende obtiene una media de 7.000 dólares de beneficio (1.225.000 pesetas), mientras que su rival logra únicamente 2.000 (350.000 pesetas)". A esto hay que sumarle el hecho de que GM tiene más empleados, más sueldos que satisfacer y más pensiones que cubrir.

Los mejores vídeos