Los transportistas aparcan las movilizaciones

No habrá huelga. Las distintas empresas cargadoras han decidido ayudar a unos transportistas asfixiados económicamente por la subida del gasóleo. Pero no sólo los camioneros necesitan un respiro: el petróleo alcanza precios récord en las Bolsas más importantes del mundo.

Los transportistas aparcan las movilizaciones
Los transportistas aparcan las movilizaciones

Amenazaron con paros si no había acuerdo, pero parece que sus reclamaciones han sido atendidas. Las principales empresas de transporte por carretera desconvocan los paros. Las compañías cargadoras que contratan sus servicios han aceptado pagarles más dinero siempre que el gasóleo se encarezca. Sin embargo, es difícil controlar la competencia desleal: muchas empresas pueden no elevar sus precios y, así, ofrecer a su vez tarifas más baratas a sus respectivos clientes. Por eso, los transportistas no descartan paros selectivos contra los cargadores “desleales". Fenadismer (la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte) tampoco rechaza movilizaciones para presionar al Gobierno. Quieren leyes que prohíban expresamente el “dumping", una práctica muy extendida que consiste en pagar tarifas que no cubren los costes. De momento, ya cuentan con el “no" del Senado a la creación de un gasóleo profesional. PP, CiU y el Grupo Mixto habían reclamado en la Cámara Alta, mediante una moción , una bajada de la fiscalidad de los hidrocarburos sólo para transportistas. La medida ha sido rechazada.El crudo cotiza en la Bolsa de Nueva York desde hace 21 años. En ese tiempo, los “brokers" se han acostumbrado a sus continuas fluctuaciones. Sin embargo, los 51 dólares que marcó el barril ayer son algo insólito: el precio más alto de la historia del parqué. En Europa también se vende el crudo más caro que nunca: el barril de Brent supera en Londres los 47 dólares (una cifra también inédita). Estos precios no invitan al optimismo. Se acerca el invierno y el mayor gasto en calefacción hará aumentar el consumo de petróleo. Parece que la demanda no podrá ser saciada ni con los pozos de Nigeria volviendo a funcionar tras sus convulsiones sociales, ni con las refinerías de Texas recuperadas del paso del huracán Iván, ni con el crudo que llega a cuentagotas de Irak, ni con una Rusia que asegura producir tantos barriles ella sola como toda la antigua Unión Soviética junta.Así está el panorama. El precio de la gasolina no bajará de momento y lo más seguro es que continúe su escalada.

En Madrid, hay gasolineras que tienen varios precios en sus carteles: las tarifas cambian tan deprisa que no les da tiempo a modificar todos los indicadores. ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué pagamos la gasolina más cara de la historia? ¿Qué factores están detrás de esta crisis energética?
No te pierdas nuestro reportaje.
Los mejores vídeos