Los todo terreno suspenden en choques a baja velocidad

Los crash-tests siempre tratan de evaluar las consecuencias de un choque a media velocidad, pero gran parte de las colisiones se producen a velocidades más moderadas. Así lo ha entendido el Instituto Asegurador para la Seguridad en Carretera (IIHS, en inglés), que ha realizado unas pruebas de choque para todo terrenos ligeros a 8 km/h.

Los todo terreno suspenden en choques a baja velocidad
Los todo terreno suspenden en choques a baja velocidad

La velocidad elegida es similar a la que puede tener un vehículo al chocar en tráfico urbano o a la hora de aparcar. El organismo norteamericano ha evaluado los diferentes choques calculando lo que costaría la reparación de los daños producidos.

Los resultados no han sido tan buenos como se esperaban. Seis de los siete todo terrenos ligeros testados obtuvieron unas calificaciones consideradas pobres.

El mejor parado en estas pruebas ha sido el Acura MDX, con un coste medio de 448 dólares (85.068 pesetas) por reparación. Los otros vehículos se encontraban entre 747 y 1.451 dólares (entre 141.843 y 275.500 pesetas). Esta última cifra ha sido lograda por el Suzuki Grand Vitara, que ostenta el dudoso honor de obtener los peores resultados.

"Los fabricantes han decidido que esto no es importante. Muchas veces las cuestiones estéticas solapan la necesidad de buenos paragolpes", ha señalado el presidente del Instituto, Brian O'Neill. El mismo O'Neill ha sugerido que tantas reparaciones son beneficiosas para las propias marcas, ya que muchas veces son los únicos suministradores de recambios.

El Gobierno federal obliga a los turismos a pasar un test similar a 4 km/h sin que se sufra daño alguno; sin embargo, no hay pruebas obligatorias para los todo terrenos ligeros, por lo que estos tests y sus resultados son meramente orientativos.