Los taxistas madrileños exigen más seguridad para evitar el fraude en Barajas

Los trabajadores del sector del taxi, que se reunieron ayer en la Cámara de Comercio con representantes de la Comunidad, Ayuntamiento y del aeropuerto, expresaron su malestar por el "desorden" que impera en Barajas.

La desorganización en las terminales provoca situaciones en las que algunos taxistas se saltan el sistema de espera de los aparcamientos. Otros, según denuncian sus compañeros, "sisan" a los turistas, mientras que conductores ilegales acuden con sus coches particulares, sobre todo, a la terminal de vuelos internacionales.
El presidente de la Federación Profesional del Taxi, Juan Sánchez, se ha quejado de que aún no se hayan realizado "las prometidas reformas en el párking exclusivo, lo que está dando lugar a que no desaparezca la picaresca". Según la Federación, el director del aeropuerto de Barajas, Ángel Gallego, les propuso habilitar un aparcamiento con 350 plazas en la Terminal 1 para evitar que sean siempre los mismos los que recogen turistas, que proporcionan carreras más largas.

Otra de las soluciones propuestas para evitar esta situación es la puesta en marcha de un sistema de tarjetas magnéticas, que reflejaría las entradas de los vehículos y permitiría controlar el número de accesos, controlando hacia dónde se dirige cada taxi y evitando así "las picardías de quienes sólo quieren recibir pasajeros internacionales", afirmó Sánchez.
Además, el colectivo opina que "cuatro impresentables" están perjudicando la imagen del sector y deben ser las instituciones las que tomen medidas.
Con el fin de mejorar la calidad general del servicio, la Cámara de Comercio de Madrid distribuirá entre los profesionales más de 16.000 manuales que contienen normas de seguridad y para atender al cliente. Después, aquellos que lo soliciten pasarán un examen que servirá de "control de calidad".
Por otra parte, los taxistas también han reclamado la puesta en marcha del sistema de seguridad (mamparas y localizadores vía satélite) en sus vehículos, ya que "hasta ahora ha habido mucha parafernalia y pocas soluciones".