Los taxistas de Barcelona piden inmigrantes para el turno de noche

El gremio del taxi barcelonés se lo pone fácil al Gobierno para solucionar el problema de la inmigración. Necesitan conductores para cubrir los turnos de noche y han propuesto que se contrate a inmigrantes.

Las dos asociaciones más importantes del taxi en Barcelona, la Asociación Empresarial del Taxi y la Barcelonesa de Empresarios y Autopatrones del Taxi, han hecho llegar una curiosa propuesta al Instituto Metropolitano del Taxi. Quieren cubrir la escasez de conductores que sufren en los turnos de noche contratando a inmigrantes, discapacitados y ex-presos.
En la Asociación Empresarial del Taxi están en condiciones de ofrecer unos 300 puestos de trabajo, pero, según su presidenta, Carmen Tienda, la contratación de estos trabajadores choca con barreras administrativas.
Desde el organismo municipal del taxi se ha pedido a las agrupaciones profesionales que aclaren su propuesta, aunque, en principio, están dispuestos a aceptarlas.
Desde el sindicato STAC se ha calificado la oferta de los empresarios como demagógica. Consideran que la hacen porque están en plena campaña electoral.
Según Miguel Tomás, portavoz de STAC, en Barcelona hay 3.000 personas con carné de taxistas, pero prefieren trabajar en otros sectores o hacerse autónomos antes de emplearse como asalariados del taxi. El sindicalista señala que un conductor a sueldo cobra el 40 pro ciento de la recaudación bruta, unas 140.000 pesetas mensuales, aunque su hoja salarial sólo recoge el salario mínimo interprofesional. "Las condiciones laborales son esclavistas", remacha Tomás.