Los talleres, contra las aseguradoras

La patronal de los talleres de reparación de automóviles ha acusa a las compañías aseguradoras de imponer los precios de los trabajos que realizan los talleres.

Según Francisco Faura, presidente de la Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines, CETRAA, asegura que las compañías de seguros “están apretando tanto las tuercas en cuanto al precio de las reparaciones que podrían producirse problemas de seguridad vial". Es decir: los talleres cobran tan poco por sus trabajos que tienen que reducir la calidad de sus labores y, por tanto, la calidad de las reparaciones.

Ante esta situación, CETRAA ha decidido llevar a juicio a las aseguradoras y denunciar lo que consideran un abuso de posición dominante. Explican que, a su entender, las aseguradoras imponen los preciso que pagan a los reparadores, con lo que estos no pueden subir o modificar su tarifas. Estas prácticas son ilegales, con lo que los talleres esperan que la Justicia las condene. Para Faura, la calidad de sus trabajos, hasta ahora, ha sido “máxima". Sin embargo, reconoce que la situación se ha hecho “insostenible". Según explican, los talleres “se ven obligados a realizar las reparaciones en condiciones que no son óptimas, lo que perjudica al automovilista". Además, denuncian también que los centros que se niegan a aceptar los precios de las aseguradoras, entran en “listas negras" y los seguros no se hacen cargo de sus reparaciones, con lo que acaba pagando el usuario.El presidente de los talleres también asegura que, hasta ahora, sus quejas no han sido atendidas ni por la patronal de los seguros (UNESPA), ni por la unión territorial de seguros de Cataluña, UCEAC, ni tampoco por el Gobierno de esa Comunidad. Precisamente será en Cataluña donde CETRAA lance su primer ataque judicial para, después, llevar las acciones a todo el territorio nacional.CETRAA agrupa a más de 40 asociaciones provinciales, con un total de 30.000 talleres asociados. Este inicio de protesta puede ser el germen de un conflicto como el que enfrentó el año pasado a grúas y aseguradoras: las quejas eran prácticamente idénticas.