Los Smart se hacen esperar en Estados Unidos

Aunque los vehículos Smart podrían llegar a los concesionarios estadounidenses esta semana, los interesados tendrán que esperar. Su distribución será lenta, ya que el importador de los coches, la compañía ZAP, debe modificar los automóviles para que cumplan la normativa sobre emisiones contaminantes que rige en Estados Unidos.

Hace un mes, la compañía californiana ZAP anunció que había realizado una gran compra de vehículos Smart para venderlos en Estados Unidos, aunque la filial de DaimlerChrysler replicó que no tenían noticia de esa operación. “No queremos un acuerdo comercial con ZAP ahora, ni en el futuro", explicó Ulrich Walker, presidente de Smart. “Sólo hacemos negocios si estamos seguros de que vamos a recibir el dinero tras la distribución de los vehículos y si sabemos que no vamos a tener que invertir para reconstruir nuestra marca", añadió.A pesar de estas duras palabras, ZAP ha anunciado que tiene acceso a “decenas de miles" de coches, vendidos por los distribuidores europeos de la marca, aunque aún tardarán en ser entregados a sus compradores. Al parecer, el distribuidor debe hacerse con unidades de segunda mano. Una tercera parte de ellas será empleada para modificar las restantes y adaptarlas a la normativa sobre emisiones estadounidense.Steve Schneider, consejero delegado de ZAP, cree que su compañía puede tener beneficios, a pesar de la debilidad del dólar frente al euro. Para probar que existe una demanda de estos vehículos en Estados Unidos, la empresa vendió un Smart autografiado por el actor Ruger Hauer en eBay (la casa de subastas en Internet). Un entusiasta de los micro-coches, residente en Arizona, lo compró por 35.350 dólares (29.304 euros).“Con el precio del petróleo acercándose a los 60 dólares por barril, el comienzo de las ventas de estos coches no puede ser mejor", ha asegurado Schneider. Según sus declaraciones, los concesionarios ya han firmado acuerdos por valor de 2.000 millones de dólares (1.650 millones de euros), aunque en las cláusulas se especifica que las transacciones son de “un solo sentido". Así, la compañía no es responsable si, finalmente, no consigue los Smart. “Somos muy claros sobre nuestras posibilidades para hacernos con los vehículos", ha explicado el consejero de ZAP.Schneider asegura que su empresa ya ha transformado 100 Smart, que se comercializarán en ocho estados. A pesar de las modificaciones, no llegan a cumplir las normas sobre emisiones más severas del país, por lo que no podrán ser vendidos en California y otros cuatro estados. La rama estadounidense de DaimlerChrysler va a verse obligada a adoptar las técnicas comerciales de uno de sus mayores rivales, el fabricante General Motors. Éste ha iniciado una exitosa campaña en Estados Unidos: ofrece sus vehículos al mismo precio al que pueden conseguirlos sus empleados (es decir, con una rebaja de hasta un cuatro por ciento). En principio, esta promoción terminará en próximo 5 de julio, pero, si GM decide ampliarla, Chrysler tendrá que utilizar una técnica similar. Gracias a esta táctica, las ventas de General Motors se han incrementado un 30 por ciento en junio, según los cálculos de los analistas.
Los resultados han sido tan espectaculares que incluso Ford está estudiando el programa de su rival norteamericano. De momento, los portavoces de la marca del óvalo afirman que sus propias ofertas son competitivas.