Los sindicatos hacen frente contra GM España

Los trabajadores españoles de General Motors no piensan quedarse de brazos cruzados mientras la compañía anuncia el recorte de unos 600 empleos en Figueruelas. De momento, el Pleno del Comité de Empresa ha fijado una posición común para las negociaciones que, desde hoy, mantendrá con la dirección de Opel.

Figueruelas recibe con los brazos abiertos al Meriva
Figueruelas recibe con los brazos abiertos al Meriva

Los sindicatos españoles saben que la situación que atraviesa en Europa el gigante automovilístico General Motors no es nada positiva, pero exigen justificaciones y “medidas socialmente aceptables". En Figueruelas, Zaragoza, hoy comienzan las negociaciones para tratar de concretar el ajuste de plantilla anunciado por la dirección del fabricante. Y se presentan “calentitas", ya que los representantes de los trabajadores han acordado un frente común en su posición.El Pleno del Comité de Empresa, formado por los sindicatos UGT, CC.OO, OSTA y ACUMAGME, acude hoy al inicio de las conversaciones con la intención de “buscar una salida negociada con medidas socialmente aceptables", según ha manifestado Fernando Bolea, miembro de UGT. El Comité apuesta así por “una solución global a la que pueda acogerse, si lo desea, toda la plantilla de Figueruelas" y “por la concreción de las líneas que se seguirán para el despido de los trabajadores", asegura Bolea. El objetivo del organismo es que la dirección justifique por qué ha tomado esta decisión sin entablar antes negociaciones. “Si GM España nos hubiera acercado antes sus propuestas, podríamos haber afrontado los problemas desde una perspectiva social más adecuada, lo que se habría traducido en consecuencias menos traumáticas tanto para ellos como para los trabajadores", concluye Antonio Carvajal, responsable de sección sindical de Comisiones Obreras.Asimismo, los sindicatos tienen también previsto pedir hoy a la empresa que establezca la fabricación diaria para evitar días de paro técnico y que garantice la estabilidad y viabilidad de la planta en el futuro. “El acuerdo sobre el ajuste deberá siempre ir acompañado de compromisos de inversiones, de asignación de modelos y de potenciación comercial de los vehículos que se fabrican en la factoría zaragozana", subrayan desde UGT.No marchan mejor las cosas para General Motors en Alemania. Allí, los sindicatos de la marca local Opel son conscientes de los duros momentos por los que atraviesa el primer fabricante mundial de automóviles, hasta tal punto que están dispuestos a hacer fuertes concesiones salariales para evitar los despidos. En concreto, su comité de empresa ha ofrecido a la dirección que los empleados trabajen entre 30 y 40 horas semanales, pero con un sueldo medio equivalente a 35 horas trabajadas. Además, los trabajadores de las fábricas de Rüsselsheim, Bochum y Kaiserlautern negociarán un nuevo convenio colectivo que podría suponer una congelación salarial durante varios años.Por otra parte, hoy mismo hemos conocido que General Motors ha llamado a revisión a un total de 1,5 millones de vehículos en Estados Unidos por cuatro problemas técnicos diferentes que pueden suponer un riesgo para la seguridad. El gigante automovilístico ha explicado que 946.817 todo terrenos fabricados entre 2002 y 2004 han sido llamados para solucionar un problema en las luces traseras por un posible mal contacto eléctrico. Otros 204.317 modelos Chevrolet Malibú, Oldsmobile Alero y Pontiac Grand Am han pasado también por taller ante las quejas de cuatro conductores que aseguraban que el acelerador se quedaba atascado, mientras que unos 339.000 ejemplares del Chevrolet Cavalier y el Pontiac Sunfire han ofrecido problemas en la luz de frenado y en los intermitentes. Por último, 5.914 unidades del Cadillac XRL y el Chevrolet Corvette también se han revisado por la posibilidad de pérdida de líquido del sistema hidráulico de frenos.