Los sindicatos de Figueruelas presentan un recurso

Los trabajadores de la factoría de Opel España en Figueruelas, a través de su comité de empresa, han expresado su rechazo al expediente de regulación de empleo que la compañía ha planeado para rebajar la producción. En el recurso interpuesto ante la Dirección General de Trabajo expresan su negativa a aceptarlo, porque entienden que han existido errores de planificación y márketing de la propia compañía.

El comité de empresa de la división española de Opel ha presentado un recurso para detener la decisión de la Dirección General de Trabajo del gobierno autonómico de Aragón por la que se conmina a este colectivo a la aceptación sin paliativos del expediente de regulación de empleo de veinte jornadas elaborado por la compañía germana.

Con ello, la firma automovilística quiere reducir su producción de la planta de Figueruelas ante lo que consideran una crisis de ventas en el sector automovilístico europeo.

El máximo dirigente del sindicato UGT en la empresa, Fernando Bolea, ha señalado que el comité rechaza esta medida "tan perjudicial para los intereses de los trabajadores, porque no están acreditadas las cifras aportadas por la compañía". Asimismo, ha asegurado que "nos hemos ceñido a lo que dice la propia legislación, es decir, que, cuando por causas ajenas a los trabajadores se tiene que dejar de trabajar, a los empleados se les tiene que garantizar en todo momento el salario".

Según recoge el recurso interpuesto ante la propia dirección general, la situación actual de Opel se debe única y exclusivamente a errores de planificación y mercadotecnia de sus dirigentes. En concreto, los miembros del comité señalan que la campaña de publicidad del nuevo modelo Corsa, presente en el mercado desde octubre, "no fue la más adecuada". Por consiguiente, sus ventas no alcanzaron los índices deseados.

También se señala que la Dirección fue "poco previsora" en la programación de la producción de la factoría de Figueruelas. La oferta debería haberse diversificado más, puesto que, a juicio de los representantes sindicales, tiene una gran capacidad.

A este respecto, recuerdan que la planta de Eisenach (Alemania) produjo más unidades de Corsa que las inicialmente asignadas, lo que provocó que la fabricación del mismo dejara de hacerse de forma intensiva en la fábrica aragonesa.

A pesar del recurso, Bolea ha expresado el pesimismo del comité de empresa, señalando que tiene "pocas esperanzas de que Trabajo se oponga finalmente al expediente".