Los semáforos no dejan tiempo suficiente para los peatones

La Castellana, la Gran Vía y la Glorieta de Atocha son algunos de los pasos por donde los peatones madrileños tienen que cruzar "a toda mecha" para no ser sorprendidos por la luz roja.

Los semáforos no dejan tiempo suficiente para los peatones
Los semáforos no dejan tiempo suficiente para los peatones

La mitad de los accidentes que se producen en la capital son atropellos; por ello, el grupo socialista en el Ayuntamiento de Madrid se ha puesto a buscar soluciones que disminuyan este porcentaje. En esta búsqueda de iniciativas, el PSOE ha observado que los semáforos madrileños, en ocasiones, no permiten a los peatones cruzar, a no ser que lo hagan a todo correr. Esta circunstancia puede provocar que muchos ciudadanos salten a la calzada para atravesarla sin esperar que su semáforo les haya dado luz verde.

Según el PSOE, el Ayuntamiento de la capital aplica la velocidad media de 1,5 metros por segundo para atravesar un paso de peatones señalizado con semáforo; esta velocidad equivale a 32 kilómetros por hora, lo que supone una velocidad superior a la que mantienen los autobuses municipales.

El periódico Diario 16 publica en su edición de hoy, martes 9 de enero, que los casos "más flagrantes" se producen en el paseo de la Castellana y en la Gran Vía. De hecho, la publicación afirma que una persona sin problemas locomotores tarda en atravesar la castellana unos dos minutos. Sin embargo, los semáforos dan paso a los peatones durante 45 segundos (30, en verde y 15, en ámbar).

Es indiscutible que los semáforos están programados para mantener el orden y la fluidez en las horas punta, pero, tal y como afirma Eugenio Morales, responsable de tráfico del PSOE, "no siempre es hora punta".

Los mejores vídeos