Los proveedores de VW no entienden a Pischetsrieder

Las declaraciones del presidente de Seat, Bernd Pischetsrieder, acusando a la industria de proveedores de perder competitividad ha provocado un profundo asombro en el sector automovilístico español.

Las palabras de Pischetsrieder asegurando que los crecientes costes de los proveedores podían hacerles perder contratos han creado perplejidad y malestar en el mundo automovilístico español.
Los proveedores de la factoría de Seat creen que Pischetsrieder intenta promocionarse como futuro presidente de VW o bien intenta justificar su gestión en Seat. Un proveedor citado por el diario "Expansión" cree que "sus palabras suenan bien en los oídos de sindicatos y proveedores alemanes, que ven más oportunidades para aumentar sus ventas al grupo alemán, y eso suma puntos si se pretende presidir el consorcio".
Las declaraciones de Pischetsrieder sorprenden sobre todo si se tiene en cuenta que en las últimas semanas Ford-Mazda y Nissan-Renault han anunciado nuevas inversiones en territorio español. Para Pedro Nueno, profesor del IESE, la industria automovilística española sigue siendo de las más competitivas de Europa y es lógico que los costes crezcan más que en Alemania, ya que se está a un nivel inferior. Los proveedores admiten que los costes han crecido, pero añaden que no todo se reduce a salarios.

Cambios en la producción
La nueva política de módulos que permitirá ampliar las sinergias entre las diversas marcas del Grupo Volkswagen traerá importantes cambios a las fábricas de Seat y del resto de marcas.
Para empezar, se acabará con la especialización de las factorías. La plataforma de Seat en Martorell se destinará a producir desde el pequeño Arosa hasta el Toledo y el León. Este programa de modelos debe mantenerse incluso tras la sustitución de los actuales Ibiza y Córdoba.
Paralelamente al lanzamiento de estos dos nuevos modelos de Seat a finales de este año, Volkswagen introducirá el nuevo Polo. En lo que se refiere a la producción europea, la factoría de Landaben debe asumir hasta el 80 por ciento de la producción prevista. Sin embargo, la política de módulos se comenzará a aplicar de verdad con la llegada del sucesor del actual Golf.
Este cambio productivo provocará un verdadero baile de modelos. El Seat Toledo y León pasan de Bruselas a Martorell. El Lupo, que dejará Wolsburgo, ocupará su espacio. La producción de la factoría alemana se centrará en la próxima generación del Golf y en un nuevo monovolumen, denominado en círculos internos AMPV, realizado sobre la base del Golf. <br También se prepara la producción de un segundo monovolumen de menor tamaño conocido como A0MPV, derivado del Salsa. Además, la compañía está estudiando un nuevo vehículo que pudiera dar lugar a un gran monovolumen y al mismo tiempo al sucesor del furgón Transporte.
Los mejores vídeos