Los precios de los carburantes subirán en Europa

Tanto el gasóleo como la gasolina sin plomo elevarán sus precios en Europa, si la Comisión aprueba la propuesta de subida de la fiscalidad para estos carburantes que ha planteado el comisario holandés Frits Bolkestein.

La Comisión Europea dará el sí, en un plazo no superior a dos días, a la subida de la fiscalidad del gasóleo, que será del 42 por ciento en el caso de los profesionales, y de la gasolina sin plomo, que se incrementará en un 25 por ciento.

Los impuestos mínimos de la gasolina con plomo, sin plomo y del gasóleo no se han tratado desde el año 1992, algo que tendrá como principal consecuencia una subida importante en los costes de los gravámenes. Esto afectará de diferente forma a los estados miembros de la UE, ya que cada uno tiene su propia legislación en la materia.

De cumplirse los cálculos del comisario de la Fiscalidad, Frits Bolkestein, el mínimo de 245 euros (40.765 pesetas) en impuestos por cada 1.000 litros se transformaría en un tipo central de 350 euros (58.235 pesetas), con una banda de oscilación de 100 euros por arriba o por abajo, lo que supone un incremento del 42,5 por ciento del actual mínimo establecido. Cada año, el margen se reducirá en 14 euros, para lograr en 2010 una armonización fiscal total.

Esto, en España, se traduce en un incremento de los impuestos del 19 por ciento (en la actualidad se pagan por este concepto 293,86 euros por cada 1.000 litros) y en una subida del precio del gasóleo de cinco céntimos (8 pesetas) para los profesionales, pudiendo llegar a los 10 céntimos (16 pesetas) para los particulares

Los conductores de vehículos que usen gasolina sin plomo no se escaparán tampoco de un alza de los precios a la hora de repostar. Bruselas quiere elevar la fiscalidad de este tipo de combustible de los actuales 287 euros (47.753 pesetas) por cada 1.000 litros hasta los 360 euros (59.899 pesetas), en un plazo de cuatro años.