Los peligros de la Cannoball española

La carrera ilegal que detectó anteayer la policía municipal catalana no deja de ofrecer datos escalofriantes: dos conductores estuvieron a punto de perder la vida por el acoso de los participantes en esta peculiar prueba, denominada Cannonball.

Los peligros de la Cannoball española
Los peligros de la Cannoball española

Dos conductores, citados por El Periódico de Cataluña, han denunciado ante los Mossos d’Esquadra que varios de los 122 participantes de la carrera ilegal los adelantaron simultáneamente por la izquierda y por el arcén de la derecha. Con estas maniobras, según ambos testimonios, los sacaron de la calzada de la autopista AP-7, a la altura de Gerona. “A punto estuve de empotrarme con la valla", ha afirmado uno de los afectados, mientras el otro señalaba que la conducción de los participantes era “temeraria" y que se había sentido “dentro de un circuito de carreras". Según las investigaciones de los Mossos, participar en esta peligrosa competición cuesta 4.150 euros y gana quien logre una media superior a los 100 km/h. Las declaraciones de Tim Porter, organizador de la Cannonball, contradicen las sospechas de las autoridades. Porter ha señalado que “viajamos en grupo a una velocidad inferior a los 100 km/h y no hacemos carreras". Sin embargo, los antecedentes de esta Cannonball, que hay que buscar en los Estados Unidos durante los años sesenta y setenta, indican que se trata de travesías a las máximas velocidades que permiten los coches, normalmente de gran cilindrada y potencia. Los conductores de este tipo de competiciones suelen ser millonarios anónimos que conducen coches de lujo con modificaciones en motor y suspensiones para las carreras. El principal objetivo de las marchas estadounidenses era llegar al destino, aunque no se descarta que, en las ediciones actuales, se realicen apuestas entre los participantes para ver quién es más veloz. De todas maneras, en Europa este tipo de pruebas no están enfocadas únicamente a las altas velocidades,: se valoran mucho aspectos como la orientación, el consumo y el mantenimiento de velocidades medias. El concejal de Seguridad Ciudadana y Tráfico de Benidorm, Francisco Saval, ha admitido que se había concedido una reserva de espacio en la vía pública para más de un centenar de los vehículos participantes en esta Cannonball. Sin embargo, ha puntualizado que el Consistorio desconocía la finalidad de la solicitud, que fue anulada cuando las autoridades municipales contactaron con los Mossos d’Esquadra y supieron de la carrera ilegal y de las detenciones.

El grupo socialista en el Ayuntamiento de la ciudad alicantina se ha apresurado a reprochar la actitud del equipo de gobierno (PP), argumentando que la concesión de esta solicitud supone “un despropósito total y una falta de control absoluto. Por lo que se ve, el Consistorio no se ha tomado la molestia de informarse previamente sobre la naturaleza de esta auténtica salvajada sobre ruedas", han asegurado los concejales Agustín Navarro y Juan Ramón Martínez.

Por su parte, fuentes del subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Alicante han señalado que ayer se montó un dispositivo especial para evitar que los participantes en esta carrera ilegal cometieran infracciones o delitos de circulación. El despliegue fue retirado después de que los agentes comprobaran que unos 80 vehículos que tomaban parte en la competición cumplían los límites de velocidad en la N-340 y en la A-7.El Gobierno catalán ha anunciado que actuará contra los conductores denunciados anteayer por supuesto delito de asociación ilícita.

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, ha señalado que esta acusación tiene pocos visos de prosperar y es más fácil apelar al reglamento que desarrolla la Ley de Tráfico, aprobada el pasado mes de enero, que establece una sanción administrativa para aquéllos que organicen competiciones sin permiso previo de la autoridad competente.

En su opinión, las faltas por exceso de velocidad, salvo con resultado de heridos o muertos, es muy difícil actuar por la vía penal.


Es la segunda vez en un año que vienen con sus coches a competir en nuestras carreteras. ¿Qué te parece este tipo de rallys? ¿No se podría hacer nada más para evitarlos?

Participa en nuestros foros.
Los mejores vídeos