Los parachoques de algunos todo terrenos "no cumplen con su trabajo"

La capacidad de los paragolpes para hacer su trabajo en los todo terrenos ha sido cuestionada a causa de unos tests realizados por el Instituto Asegurador de la Seguridad en Carretera (Insurance Institute for Highway Safety, IIHS).

Para este organismo, dependiente de las principales aseguradoras de los Estados Unidos, los parachoques del Jeep Liberty (conocido en España como Jeep Cherokee) y del nuevo Ford Explorer simplemente "no paran los golpes".

Los tests realizados por esta institución trataban de medir el coste que suponía en reparaciones para el consumidor que su vehículo chocara a una velocidad de 7,5 km/h con una barrera plana o en ángulo, con la parte delantera o trasera del vehículo.

Los resultados no han sido buenos en los casos de los nuevos Jeep Liberty y Ford Explorer. El primero de ellos provoca un coste medio a su poseedor de 1.417 dólares (unas 265.000 pesetas) por accidente y encabeza esta negativa clasificación. Precisamente, este modelo acaba de recibir el premio al Mejor Diseño por parte de la revista norteamericana Popular Mechanics.

Le sigue el Ford Explorer, cuyo coste medio por choque asciende a 1.358 dólares (unas 254.000 pesetas). El resto de vehículos probados, el Chevrolet Trailblazer y el Dodge Ram 1500, obtuvieron cifras más ajustadas: 611 (114.000 pesetas) y 961 dólares (180.000 pesetas), respectivamente.

Reparaciones costosas
Según los ingenieros encargados de realizar este tipo de exámenes, éstos no reflejan la seguridad de los todo terrenos, sino simplemente el coste que puede suponer al usuario el reparar los daños provocados por colisiones a baja velocidad. Si quieres ver los resultados, pincha

Untitled Document

aquí .

Russ Rader, portavoz del IIHS, ha indicado que el problema es que "estos coches se venden como vehículos recios, duros y resistentes, pero incluso por un golpe en el párking de un supermercado te puedes encontrar con una gran factura de reparación"

Mark Schirmer, portavoz de Ford, ha señalado que "este tipo de pruebas no representan nada en contra de la seguridad. No indican que los parachoques sean inseguros, simplemente muestran los costes si estos necesitan una reparación, e incluso creemos que no representan bien esos costes".

Según la IIHS, que un vehículo sufra este tipo de daños en colisiones a baja velocidad provoca un mayor desembolso para el consumidor, en forma de reparaciones o mediante el pago de primas a aseguradoras.

Este mismo organismo ha indicado que el mes que viene saldrán a la luz pública los resultados de otra serie de tests de choque a alta velocidad.

Los mejores vídeos