Los más deportivos de Ginebra

Cuando uno piensa en la historia de la automoción europea, inevitablemente le vienen a la cabeza dos cosas: utilitarios revolucionarios y deportivos de rompe y rasga. En Ginebra hay una gran representación de ambos tipos de coches, pero aquí nos vamos a centrar en los mejores deportivos.

Lotus apuesta por la deportividad.
Lotus apuesta por la deportividad.

Las salas del Palacio de Exposiciones de Ginebra acogen un nutrido grupo de deportivos de infarto. Son esos grandes coches que nadie deja de visitar cuando va a un salón, esas máquinas de soñar, algunas imposibles, otras increíbles.

Son coches fabulosos, como el Ferrari F430 Spider, auténtico monumento al genio italiano y a la deportividad más radical. Un monstruo que, con sus 490 CV, alcanza una velocidad máxima de 310 km/h y necesita sólo 4,1 segundos en pasar de 0 a 100 km/h.

Son también máquinas bellísimas, como el Alfa Romeo Brera, un coupé de formas exquisitas y bastidor casi de carreras que se mueve gracias a un 2.4 JTD de inyección directa de gasóleo de 200 CV y dos propulsores de gasolina JTS (un 2.2 de 185 CV y un 3.2 de 260 CV), con la posibilidad de elegir entre cambio manual de seis relaciones o automático. Y hay también nombres clásicos, como Aston Martin, que estrena el impresionante V8 Vantage de 385 CV, o Jaguar, verdadera leyenda, con el Advanced Lightweight Coupé, un elegante deportivo que, con un motor V8 4.2, cubre el 0-100 en 5 segundos escasos.

Y, claro, no podía faltar en este elenco de purasangres lo último de Porsche, el 911 Carrera Cabrio, quizá la sublimación del mito. El más deseado de los Porsche estrena configuración descapotable y promete emoción sin tasa gracias a su corazón de 325 ó 355 CV.

Otros nombres que hemos querido recoger en esta nómina de elegidos para la gloria son los del Audi RS4, con su tremendo poder, el Smart Brabus, quizá el más accesible de todos, y el Lexus IS, una primicia que se estrena en Ginebra y que, con su marchamo de altísima calidad, envuelve un motor V6 de 2,5 litros.

Son sólo una pequeña muestra de lo mucho que tiene que ofrecer Ginebra en cuanto a deportividad extrema. Pero creemos que son lo más representativo. Disfruta con ellos: sólo tienes que pinchar en las fotos que tienes a continuación.