Los Jeep Grand Cherokee, investigados en EE.UU.

La NHTSA, la conocida Agencia Federal de Seguridad Vial estadounidense, lleva actualmente una investigación que incumbe a los Jeep Grand Cherokee fabricados en 1997. Según varias denuncias, el capó de este modelo puede abrirse de improviso mientras el coche está circulando.

Los Jeep Grand Cherokee, investigados en EE.UU.
Los Jeep Grand Cherokee, investigados en EE.UU.

La NHTSA maneja unas 90 quejas de usuarios que sufrieron la apertura por sorpresa de los capós delanteros de sus Grand Cherokee. Afortunadamente, no se han producido víctimas por estos incidentes.

Según los técnicos de la Agencia, el fallo está localizado en las unidades correspondientes a 1997 y, de momento, no está claro qué lo produce. En principio, se trata de unos 262.100 vehículos.

Por el momento no se ha llamado a los coches a revisión y la compañía constructora no ha querido aportar datos a la información de la NHTSA.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.