Los gasolineros reabren su guerra con las petroleras

Hacía tiempo que la Asociación de Propietarios de Estaciones de Servicio de Andalucía no desenterraba el hacha de guerra. Ahora vuelve a las andadas y carga de nuevo contra las petroleras para denunciar las condiciones de los contratos de abanderamiento que unen a gasolineras y operadores.

Los gasolineros reabren su guerra con las petroleras
Los gasolineros reabren su guerra con las petroleras

Las estaciones de servicio que se "abanderan" con una petrolera suscriben contratos con ciertas condiciones. Entre ellas, destaca la de exclusividad, es decir, sólo pueden comprar combustible a la compañía de bandera, que marca sus propias tarifas.
Estos convenios se firmaban hasta ahora por periodos muy largos, de hasta 15 años. Desde el año pasado, un reglamento comunitario reduce el tiempo máximo de duración de los contratos a cinco años. En el caso de Repsol, debería haber aplicado ya las modificaciones a los acuerdos. Otras, como Cepsa, con menor cuota de mercado, tienen la opción de aplicar los cambios a lo largo de todo este año.

La Asociación de Propietarios de Estaciones de Servicio de Andalucía presentará una denuncia estos días contra Cepsa. La demanda se presentará ante el Servicio de Defensa de la Competencia y se unirá a la que ya obra contra Repsol.

Se quejan los gasolineros del maltrato que sufren por parte de las compañías al renovar. Las petroleras se limitan a enviar una carta con las nuevas condiciones, sin discutirlas con los propietarios.

Muchos de ellos rechazarán las cartas. No están dispuestos, sobre todo, a aceptar que se elimine la cláusula que garantizaba el mismo precio del combustible en origen para todos los abanderados de una misma compañía. Entienden que la desaparición de esta condición beneficiará a los grandes propietarios, pues podrán pactar mejores precios.

La asociación andaluza plantea más quejas y acusa a Cepsa, como en su día hizo con Repsol, de intentar fijar los precios de todas sus abanderadas, como si fuesen estaciones de su propiedad. "En su circular, imponen a los agentes la comisión que cobrarán a partir de este año y, si quieren pasar a ser revendedores, apenas les ofrecen un descuento que equivalga a la comisión", subraya Andrés Delgado, presidente de la agrupación.

Delgado, que ya se distinguió antes por su beligerancia frente a las petroleras, pide al Gobierno que regule mejor el mercado. También explica que la negativa a firmar los documentos que envían las marcas no tiene por qué significar el fin del contrato.

En Repsol se asegura que los problemas que plantean algunos abanderados son "un intento por mejorar las condiciones de sus contratos".

Señalan también que confían en que la Audiencia Nacional eche para atrás la sentencia del Tribunal de Defensa de la Competencia que obliga a las petroleras a rehacer sus contratos y la relación con sus abanderados.

Por otra parte, la Unión de Consumidores de Castilla-La Mancha presentará una denuncia contra el Gobierno por no hacer cumplir el Real Decreto en el que se comprometía poner indicadores en las carreteras señalizando las gasolineras más próximas, así como sus precios.

Los mejores vídeos