Los fabricantes reiteran que la reforma de Monti subirá los precios

La reforma de la ley de distribución pende sobre los fabricantes de coches, que aseguran que, si se abre el mercado, inevitablemente los precios subirán. Eso sí, además de protestar, muchas marcas han decidido tomar medidas para adelantarse a los cambios.

La directora de Citroën Europa, Magda Salarich, ha asegurado a El País que, si se mantiene el texto actual que defiende Mario Monti, el comisario europeo de la Competencia, "subirá el precio de los coches en los países en los que ahora es más barato", entre los que se encuentra España.

Las declaraciones no son nuevas, ya se han pronunciado en semejantes términos otros fabricantes</font color="#0000CC"> y distintos políticos</font color="#0000CC">, pero la máxima responsable de Citroën en Europa basa su teoría en "la rentabilidad limitada" de las marcas, mientras anuncia que va a seguir con su política de descuentos que tan "buenos" resultados está dando a la marca.

Salarich asegura que, "si un concesionario danés que consigue precios muy bajos por su alta tasa fiscal pero que vende pocos coches se instala en Alemania, donde se venden muchos coches del mismo modelo, la marca que sea no va a permitir que le rompan el mercado por lo que subirá los precios en Dinamarca. Por lo tanto, al principio subirán los precios en estos países, lo que seguramente obligará a que se armonicen las tasas fiscales y posteriormente el cliente volverá a pagar un precio razonable. En el camino, la red de pymes de distribución anual habrá sufrido muchísimo".

Adelantarse a los cambios
El director general de Automobiles Peugeot, Frédéric Saint-Geours, también coincide con esta ejecutiva en que es el cliente "el que va a sufrir directamente las consecuencias del nuevo sistema de distribución y venta de automóviles nuevos".

Eso sí, en Peugeot han decidido dejarse de lamentaciones y reforzar su red de concesionarios para que salga intacta de las reformas dictadas por Monti. La firma gala ha decidido establecer en Francia un sistema que, si muestra su eficacia, pronto se podría extrapolar a otros países.

Mediante 5 puntos, Peugeot quiere atraer la fidelidad de los clientes a su red oficial. Así, establecerá la evaluación gratuita de los coches cada vez que el cliente acuda a sus centros y, si esto no es posible, ofrecerá 20 euros (3.328 pesetas) de descuento en las próximas visitas.

La firma se compromete a avisar a sus clientes en los últimos seis meses de vigencia de la garantía para que realicen una revisión y, si se les olvida, renovarán la cobertura de la garantía en otros seis meses. Además, sus talleres ofrecerán una factura estimativa de lo que costarán las diversas reparaciones, una estimación que, si resulta errónea, será compensada con un cheque de 50 euros (8.319 pesetas).

La marca también ha ideado sugestivas ventajas para atraer a nuevos compradores. Cada concesionario tendrá, por lo menos, 10 vehículos de cada gama para que los posibles clientes puedan probarlos (mediante cita previa) o, si no, dejarán un coche durante todo un fin de semana al perjudicado. En el caso de los automóviles de segunda mano, también permitirá que los usuarios prueben el vehículo elegido durante diez días.