Los fabricantes piden más ayudas al Gobierno

En la actualidad, casi todas las empresas de automoción realizan reajustes en su producción. El mercado se resiente y los fabricantes acusan al Gobierno de no ayudarles en su política de prejubilaciones y, además, de someterlos a una alta carga impositiva.

Los fabricantes piden más ayudas al Gobierno
Los fabricantes piden más ayudas al Gobierno

Ayer, en el XVI Encuentro de Empresarios del Automóvil organizado por IESE en Barcelona, los fabricantes criticaron abiertamente la falta de apoyo de la Administración, justo en un momento en el que la incertidumbre reina en el sector.

El presidente de Opel España, Juan José Sanz, ha declarado que, desde el Gobierno, les están "apretando las tuercas constantemente".

Las ventas caen y sobran vehículos en el mercado, por lo que las marcas reajustan su producción y también sus plantillas. Eso sí, según argumentan, el Gobierno no facilita las prejubilaciones, ni la flexibilidad de sus plantillas.

Además, en otoño de 2002, termina el actual sistema de distribución en exclusiva que se practica en los concesionarios y todavía no se sabe qué modelo será el sustituto. Ésta no es la única incógnita a la que deben enfrentarse los fabricantes: actualmente se debate una posible eliminación del impuesto de matriculación y se espera que el Gobierno equipare el precio de la gasolina con el del gasóleo, una medida que puede afectar a sus ventas.

Renault se cubrirá las espaldas
El vicepresidente del grupo Renault, Pierre-Alain de Smedt, ha asegurado que, durante el próximo año, el mercado europeo retrocederá un 4 por ciento, por lo que deberán reducir un 10 por ciento sus gastos.

Los datos aportados por sus patrones no han pillado por sorpresa a Renault España y su presidente, Juan Antonio Fernández Sevilla, ha asegurado que, aunque las plantas de Valladolid y Palencia bajarán su ritmo de producción, no será necesario abrir ningún expediente de regulación de empleo.

El secreto de esta empresa consiste, según ha desvelado Fernández Sevilla, en recurrir a la denominada "bolsa de horas", ya que Renault España ha logrado en su convenio, que estará vigente hasta 2003, un acuerdo que permitirá dejar de trabajar hasta un máximo de 25 horas al año para luego recuperarlas cuando el mercado se reactive, algo que previsiblemente tampoco ocurrirá al próximo año.

En sus cálculos figura un descenso de la producción en 2002 de 15.000 a 20.000 unidades. Eso sí, en Renault no todo son malas noticias: la alianza con Nissan permitirá multiplicar por dos las ganancias de sus fábricas de cajas de cambio en Sevilla y de motores en Valladolid.

Opel, a la espera
Por su parte, Opel España ha declarado que se mantiene a la espera. En la actualidad, este fabricante está ajustando su plantilla de Figueruelas (Zaragoza) como ha ordenado su empresa matriz en el denominado Plan Olympia.

Según el presidente de la filial española, Juan José Sanz, en Opel la aplicación de nuevos expedientes de regulación de empleo dependerá de la evolución del mercado, pero no sólo hay que sentarse a esperar; Sanz también ha apuntado que se podría mejorar la externalización a los proveedores para mejorar su funcionamiento.

Los mejores vídeos