Los fabricantes norteamericanos estudian dotar de radar a sus modelos

DaimlerChrysler y otros fabricantes están experimentando con una nueva tecnología que, montada en los paragolpes, detectará los obstáculos y hará que el coche se detenga sin necesidad de pisar el freno.

La Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense ha dado luz verde a los fabricantes para que hagan llegar esta nueva tecnología a los vehículos en serie.

Dennis Fitzgibbons, portavoz de políticas públicas de DaimlerChrysler, se ha mostrado satisfecho con la decisión y ha señalado la utilidad que tiene este nuevo sistema de detección: "(la aprobación por parte de la Comisión Federal de Comunicaciones) nos va a permitir seguir adelante con una serie de sistemas que van a ayudar al conductor a evitar colisiones y que van a detectar peatones u otra serie de obstáculos. Tenemos la esperanza de poder llegar a ofrecer esta nueva tecnología tan pronto como sea posible".

La forma de funcionamiento es muy simple: cuando el vehículo, al dar marcha atrás o en circulación normal, detecta un obstáculo, gracias a una computadora de a bordo se detiene automáticamente. Esto lo hace ayudado por sistema de radar montado en los paragolpes que usa tecnología de "banda ultraancha".

La "banda ultraancha" emite millones de pulsos digitales cada segundo a través de un ancho espectro de bandas de frecuencia a muy baja potencia. Un transmisor y un receptor, colocados en los citados paragolpes, están coordinados con el fin de enviar y recibir esos pulsos con una cadencia de trillonésimas de segundo. Esto permite a este dispositivo "ver" (localización, distancia, tamaño) el objeto e informarle de ello al ordenador de a bordo, que deberá parar el vehículo si detecta peligro de colisión.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.