Los fabricantes nipones del motor esperan mejor entorno tras las elecciones

El presidente de la Asociación de Fabricantes de Vehículos de Japón (JAMA), Akio Toyoda, expresó hoy su deseo de que el nuevo Gobierno que resulte de las elecciones generales del 16 de diciembre en el país asiático ayude a mejorar la situación de la industria.

'Las compañías privadas se han visto afectadas por la apreciación del yen y otros problemas. Los beneficios se han deteriorado y muchas empresas se han visto forzadas a recortar puestos de trabajo', dijo Toyoda, que también es presidente de Toyota Motor, en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo.

'Quiero un nuevo liderazgo que entienda que no tenemos tiempo que perder y nos guíe en la dirección adecuada', añadió, el mismo día en que se disolvió la Cámara Baja de Japón con vistas a las elecciones anticipadas de diciembre.

Toyoda recordó que las recientes protestas antijaponesas en muchas ciudades chinas, después de que el Gobierno nipón comprará en septiembre el terreno de unas islas cuya soberanía se disputa con China, han afectado significativamente los beneficios de los fabricantes de vehículos del país.

El presidente de JAMA dijo en este sentido que espera que las relaciones entre Tokio y Pekín retornen a la normalidad 'lo antes posible', tras el reciente cambio de liderazgo en China.

Los fabricantes japoneses del motor han rebajado sus pronósticos de venta en China para este año fiscal, que termina en marzo de 2013, en 710.000 vehículos, un 20 por ciento menos de lo que esperaban vender antes de que se recrudeciera la disputa territorial entre Tokio y Pekín.

Según datos recopilados por el diario económico Nikkei, los siete principales grupos automovilísticos de Japón esperan que este sentimiento antinipón extendido en China reduzca sus beneficios netos, de manera conjunta, en unos 130.000 millones de yenes (unos 1.258 millones de euros).

Los sondeos sitúan al opositor Partido Liberal Demócrata (PLD), que tradicionalmente ha respaldado a los grandes grupos industriales del país, en muy buena posición para retornar al Gobierno que perdieron en 2009, cuando sufrieron una derrota electoral que puso a fin a un periodo de más de medio siglo en el poder.