Los expertos estiman un descenso del 7,8 por ciento en las ventas de EE.UU

Las ventas en el mes de agosto en los Estados Unidos no presentan buen pronóstico. Así lo han expresado los analistas más afamados del país, que, a la espera de datos oficiales, han estimado una caída en las ventas del 7,8 por ciento.

Los fabricantes norteamericanos, como viene sucediendo mes a mes, serán los más afectados por el descenso de las ventas. Así, se estima que General Motors, el primer fabricante mundial, verá como sus matriculaciones descienden un 9,4 por ciento. Peor suerte correrán los otros dos grandes productores estadounidenses, Ford y Chrysler, si se confirman los augurios. Las ventas de la marca del óvalo descenderán un 11 por ciento, mientras que las de la unidad estadounidense de DaimlerChrysler lo harán en un 18 por ciento.

En el lado contrario se encuentran los productores europeos y japoneses, que continuarán su tendencia alcista en el mercado estadounidense.

La debilitada confianza de los norteamericanos en el producto nacional y un efecto menor del deseado de los suculentos descuentos ofrecidos por las "tres grandes" son las principales responsables de este descenso.

Según los analistas, "los incentivos son similares a los que hubo el año pasado, lo único es que han tenido un menor impacto en los consumidores".

A pesar de este descenso de las ventas, la industria no quiere caer en el pesimismo. Las estimaciones del sector prevén unas ventas anuales de 16,1 millones de unidades, cifra superior a la esperada por los expertos a comienzos de año. Y siempre está el consuelo de que, de cumplirse estos pronósticos, éste será el tercer mejor año de la historia en cuanto a matriculaciones.