Los empresarios de gasolineras denuncian a Carrefour

Los propietarios de estaciones de servicio se han hartado de no poder competir con los fenomenales descuentos que hacen las gasolineras de Carrefour, la principal cadena de supermercados del país. Ayer mismo denunciaron al grupo francés por vender a pérdida. Además, piden que estas gasolineras acrediten el origen de su combustible.

Hace cinco años, en la primavera de 1996, la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de Madrid lanzó una feroz campaña contra Alcampo porque sus gasolineras aplicaban grandes descuentos en sus carburantes.

En aquella ocasión, acusaron a los hipermercados de vender bajo precio de coste y de distribuir gasolina de origen dudoso. No pudieron demostrar nada y aquello sólo sirvió para que quedase clara la pureza de origen de aquella gasolina: provenía de los depósitos de CLH, como prácticamente toda la que se vende en España.

Ahora le toca el turno a Carrefour, otro grupo comercial francés. Lleva un año realizando fuertes descuentos en su gasolina y vendiendo por debajo de la media. Los gasolineros creen que los hipermercados venden a pérdida. Al menos, así lo sugieren en la carta-denuncia que presentaron ayer ante la Subdirección General de Conductas Restrictivas de la Competencia. En dicho documento, los empresarios madrileños aseguran que la política de descuentos seguida por Carrefour en la venta de combustibles podría constituir un caso de venta a pérdida discriminatorio, además de "una vinculación de productos y fidelización de clientes, prácticas todas ellas consideradas como abusivas por el artículo 6 de la Ley de Defensa de la Competencia.

Insisten en que, habida cuenta de lo caro que está el petróleo, los precios de Carrefour son imposibles. Su experiencia les dice que esas gasolineras no pueden lograr beneficios con esas tarifas.

El origen del combustible
Para ir un poco más allá en su lucha, los empresarios de estaciones de Madrid han arrojado dudas sobre la legitimidad de la gasolina que expenden las gasolineras de Carrefour. Piden a la Administración que obligue a los hipermercados a informar al público de cuál es el origen de su combustible. En teoría, esos hidrocarburos deberían proceder de los depósitos y conducciones de CLH, compañía encargada de almacenar y transportar los combustibles en España.

La petición de los gasolineros busca oscurecer la reputación de las gasolineras de Carrefour, que ya tuvieron un problema similar en Francia. Allí, se acusó a la cadena comercial de vender una gasolina que dañaba los motores de los coches.

Teniendo en cuenta que Carrefour no tiene refinerías ni depósitos, su combustible tiene que proceder de España, de CLH. Esto significa que lo produce alguna de las petroleras que sí tienen infraestructura, como pueden ser Repsol, Cepsa, BP, Continental, etc.

De no ser así, el transporte desde el extranjero lo encarecería tanto que resultaría ruinoso, a no ser que esa mercancía llegue de forma ilegal en cisternas provenientes de países de la Europa del Este, algo muy perseguido y vigilado por las autoridades comunitarias.

Multa a Repsol
Según desvela hoy el diario ABC, el Tribunal de Defensa de la Competencia prepara una multa de 500 millones de pesetas contra Repsol por vulnerar las leyes del libre mercado.

Los empresarios de estaciones de servicio habían acusado a Cepsa y Repsol de fijar los precios en sus gasolineras abanderadas y no permitir descuentos, con lo que se impide la competencia intra-empresas.
Si Cepsa se llevó una sanción de 100 millones, la de Repsol puede ser cinco veces mayor. En los próximos días estará listo el texto definitivo de este expediente sancionador.