Los empleados de Opel defienden sus puestos de trabajo

El Foro Europeo de Trabajadores de General Motors critica la política de información de la compañía estadounidense en relación a su alianza con la firma italiana Fiat

Unidas desde marzo, GM y Fiat constituyen uno de los principales grupos automovilísticos del mundo. Englobada en su estructura se encuentra la empresa Opel, cuyos empleados no parecen muy agusto con la gestión que GM está haciendo de la fusión.
En un comunicado emitido por el Comité de Empresa de Opel en Figueruelas, Zaragoza, aseguran que la tardía información conseguida por la representación europea de trabajadores de la marca es un duro golpe a los acuerdos del Foro Europeo de Trabajadores de General Motors. Este Foro espera que GM mantenga las obligaciones contraídas con la plantilla y que utilice el potencial del trabajo en equipo para ampliar su presencia en el mercado y la imagen de marca, y que vele por los intereses de los empleados.
Desde esta alianza de trabajadores se recomienda a las marcas implicadas que lleven a cabo una regulación contractual que, además de asegurar los empleos, unifique los salarios.