Los derechos de televisión amenazan el futuro de la Fórmula 1

La Fórmula 1 es uno de los mayores eventos deportivos del mundo y uno de los que más dinero mueven. Sus derechos de retransmisión televisiva son un pastel en el que nadie quiere perderse nada. El grupo mediático alemán Kirch ha entrado en el accionariado de SLEC, la sociedad que controla todo el negocio.

Los derechos de televisión amenazan el futuro de la Fórmula 1
Los derechos de televisión amenazan el futuro de la Fórmula 1

El carismático Bernie Ecclestone es el hombre que maneja SLEC. Él es la Fórmula 1, la ha controlado durante décadas y es casi su corazón. Sin embargo, desde hace tiempo, comparte su poder con la cadena de televisión germana EM.TV, que se hizo con el 50 por ciento de las acciones.
La guinda de todo este pastel son los derechos de retransmisión televisiva. Su control despierta la codicia de todos y ha hecho intervenir a la misma Unión Europea.
Ahora, parece confirmarse la entrada en el negocio del grupo multimedia de Leo Kirch, también de nacionalidad alemana. EM.TV ha alcanzado un acuerdo con el grupo Kirch para desarrollar un plan de rescate en el que Kirch pagará 500 millones de dólares por un 24,5 por ciento de las acciones de EM.TV en SLEC, y un 25 por ciento de los derechos de voto.
Juntos, ambos grupos pueden presentar una opción de compra para controlar un 25 por ciento más, con lo que Ecclestone quedaría desplazado. El multimillonario inglés no parece preocupado y asegura que no se opone para nada al acuerdo entre ambos grupos de televisión. "Podrían despedirme", dice con toda su flema británica.
Quienes sí se oponen son algunos pilotos, como Michael Schumacher y, sobre todo, Max Mosley, presidente de la FIA, quien ya se ha apresurado a decir que este acuerdo dañará a la Fórmula 1.

Mosley considera que la toma del 75 por ciento de las acciones no debería ser aprobada. La solución, para este directivo, estaría en la entrada en el accionariado de una entidad compuesta por cinco grandes marcas del automóvil: DaimlerChrysler, BMW, Renault, Fiat y Ford. Su entrada en el capital daría estabilidad al deporte y transmitiría una imagen de lealtad a la competición.

Según la revista alemana AutoMotor und Sport, las marcas ya están de acuerdo y se plantean la posibilidad de crear una competición paralela a la Fórmula 1. Dice la publicación que los constructores temen la entrada de Kirch en el negocio, pues obligaría a que las retransmisiones se llevasen a cabo sólo a través de su canal de pago.
Esto restaría mucha eficacia a la publicidad y al impacto que la Fórmula 1 tiene en la sociedad. Si lo que dice la revista es ajustado a la realidad, Bernie Ecclestone estaría dispuesto a organizar esta nueva competición.

Compañero para Alonso
Mientras el futuro de la categoría se decide en las altas esferas, los equipos se ponen a punto para esta temporada.
Minardi European, la escudería que peor lo ha pasado este invierno, acaba de presentar a su nuevo piloto. Se llama Tarso Marques (en la foto) y tiene 25 años. Natural de Sao Paulo, Marques no es novato en la Fórmula 1. Ya ha sido piloto de Minardi antes. Hizo su debú en el Gran Premio de Brasil de 1996, ha competido en doce carreras y aún no ha puntuado. El brasileño pilotó en el campeonato CART las dos últimas temporadas.
Así, Fernando Alonso ya tiene compañero y sólo falta que el coche resista lo justo para que Minardi pueda cubrir un buen papel este año. Lo va a tener muy difícil, pero su nuevo dueño, Paul Stoddart, confía en sus posibilidades.