Los consumidores europeos respaldan el sistema actual de distribución en concesionarios

El 92 por ciento de los 4.000 encuestados considera este procedimiento como "el mejor adaptado a las especificidades del automóvil ".

El sondeo, difundido ayer, establece que más del 90 por ciento de los consultados apoya el sistema de distribución de vehículos a través de los concesionarios clásicos.
Los ciudadanos encuestados (pertenecientes a los cinco mercados europeos más importantes: Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España) estiman que la compra de un coche nuevo es una inversión importante e implica una decisión en la que hay que tener en cuenta la seguridad y la confianza que dan la marca y el punto de venta.
El objetivo de este estudio es conocer la opinión de los consumidores ante la polémica suscitada por la exención de la que goza este sector, que deja libertad a los constructores para elegir sus concesionarios y fijar los precios a través de una red única de contratos de distribución exclusiva por zonas.
La Comisión Europea aprobó en noviembre un informe según el cual este sistema no beneficiaba a los compradores, por lo que se prevé que acabe en septiembre de 2002, según el reglamento europeo. El comisario de Competencia, Mario Monti, llegó incluso a acusar a las marcas de haber utilizado esta exención para establecer un oligopolio y restringir la competencia.
Por el contrario, las asociaciones de fabricantes e importadores de automóviles (Anfac y Aniacam) han pedido a la UE que mantenga el método actual, ya que es el que ofrece los mayores niveles de valor añadido a los usuarios.
La encuesta evalúa también el atractivo de las posibles modalidades alternativas de distribución y venta de vehículos. En este sentido, el consumidor sólo se siente seguro con un sistema en el que la relación entre comprador y constructor se conserve casi íntegra. Sin embargo, la venta de coches nuevos en hipermercados y supermercados es rechazada unánimemente en todos los países.

Los mejores vídeos