Los constructores "rebeldes" empiezan a fabricar la Fórmula 1 bis

Ya es absolutamente oficial. Los principales constructores que participan en la Fórmula 1 han iniciado el proceso de constitución de un nuevo campeonato para monoplazas que sustituirá a la actual categoría reina o, al menos, competirá con ella. El objetivo es recuperar el control de los derechos de televisión y devolverlos al ámbito de la emisión en abierto.

Los constructores "rebeldes" empiezan a fabricar la Fórmula 1 bis
Los constructores "rebeldes" empiezan a fabricar la Fórmula 1 bis

Leo Kirch, el magnate alemán de la televisión por cable y pago por visión, ya puede echarse a temblar. Dentro de seis años, si nadie lo impide, Fiat (Ferrari), BMW (Williams), DaimlerChrysler (McLaren), Ford (Jaguar) y Renault organizarán su propio campeonato y dejarán atrás la disciplina de la Fórmula 1, manejada por SLEC, un holding propiedad de Kirch a través de sus televisiones y otras empresas interpuestas.

Kirch quiere que las carreras se emitan únicamente en pago por visión, algo que las marcas odian porque resta muchísimo público objetivo a la ingente publicidad que hacen en la Fórmula 1 y las enormes inversiones que destinan a sus escuderías. Tanto dinero sólo se amortiza si la audiencia es lo más grande posible.

El pasado viernes, estas marcas, agrupadas bajo la sociedad GPWC, comunicaron a 16 promotores deportivos y 22 circuitos su intención de poner en marcha el nuevo campeonato "a más tardar en 2008".

La decisión es realmente histórica pues, sin estos fabricantes punteros, la Fórmula 1 tal y como se ha conocido hasta ahora desaparecerá. Es más que previsible que el resto de escuderías sigan a los del grupo GPWC en su nueva aventura, con lo que a Kirch no le quedarían equipos para competir.

Incluso se piensa que el campeonato "rebelde" puede estar dirigido por Bernie Ecclestone, factotum de la Fórmula 1, gran organizador y dueño de una parte de SLEC.